Usted está aquí: Portada / Cultura / Asraf Fayadh: la poesía, el látigo y la cárcel
Usted está aquí: Portada / Cultura / Asraf Fayadh: la poesía, el látigo y la cárcel
Asraf Fayadh: la poesía, el látigo y la cárcel

El palestino fue condenado a muerte en Arabia Saudita en noviembre pasado por sus declaraciones “blasfemas”. A principios de este mes se conmutó su condena.

El pasado 2 de febrero, el tribunal general de la ciudad saudita de Abha revocó su condena de pena de muerte contra el poeta palestino Ashraf Fayadh, pero ahora sentenciándolo a “ocho años de cárcel y recibir 800 latigazos distribuidos por sesiones, 50 latigazos cada sesión”, según informó el comunicado de prensa del abogado del poeta, Abdulrahman Al-Lahim, quien ya apeló esta última decisión también. Además, según la nueva sentencia, Ashraf está obligado a hacer penitencia pública en la prensa oficial del país.

Hijo de refugiados palestinos de la ciudad de Jan Yunis en la Franja de Gaza, Ashraf Fayadh fue condenado a muerte el 17 de noviembre de 2015 por sus declaraciones “blasfemas” e “incitar al ateísmo” en su poemario Al-Ta’limat bil-dajel (Las instrucciones están adentro), publicado en Beirut por la editorial Al-Farabi en 2008. Fayadh ha rechazado todas las acusaciones en su contra. La nueva sentencia sostiene la acusación contra Fayadh bajo el crimen de “apostasía” y otros, como guardar fotos de mujeres en su celular. Según informaron amigos del poeta a The Guardian, se trata de fotos que tomó Fayadh durante la Feria de Arte en Jeddah de 2013 durante una exhibición que él mismo curó.

Desde su encarcelación en enero de 2014, varios escritores e intelectuales árabes se pronunciaron en defensa del joven poeta palestino de treinta y cinco años. Una declaración firmada por cien escritores de varios países árabes, publicada en Jadiliyya en febrero de 2014, consideró que “los actos de intimidación en contra de Ashraf Fayadh forman parte de una campaña más amplia que incita al odio contra los escritores, explotando el islam para justificar la opresión y el aplastamiento de la libertad de expresión”.

La Unión General de Escritores Palestinos, por su parte, organizó una visita solidaria a la familia Fayadh en Jan Yunis, en diciembre pasado, exigiendo al presidente palestino Mahmud Abbás una intervención oficial para salvar al poeta. Sin embargo, no sólo no hubo ninguna reacción al caso Fayadh por parte de la oficialidad palestina, sino que durante su visita a Arabia Saudita el 30 de diciembre, el presidente palestino otorgó al rey saudí, Salman bin Abdulaziz, la llamada “Medalla de Honor del Estado de Palestina” en reconocimiento a su “posición hacia la causa y el pueblo palestino”.

El pasado 14 de enero se organizaron más de treinta lecturas en todo el mundo en solidaridad con el poeta palestino. El llamado salió de Alemania, del Festival Internacional de Literatura de Berlín. La Ciudad de México fue sede de una de esas lecturas, donde PEN México reunió a varios autores, entre ellos David Huerta, Elena Poniatowska y el poeta iraní exiliado en México, Mohsen Emadi

1240
comentarios de blog provistos por Disqus