Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Mentiras Transparentes
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Mentiras Transparentes
Mentiras Transparentes
Por Felipe Garrido

Un santo

 

–Un santo. Todo un santo. A madre no le creas. Que tenía mal humor, pues sí, a veces. Y que alzaba la voz, ¡y por qué no! Y que no le gustaba salir, pues no, la verdad no. Más de una vez dejó a madre vestida y alborotada. Pero nunca le puso la mano encima. Y a nosotros menos. Éramos once, yo la novena. Más las sirvientas, la abuela, madre. Padre tenía que romperse el lomo.

Poca gente en la capilla, Victoria con los ojos arrasados, tres o cuatro viejas junto al féretro, bisbiseando un rosario.

–Que llegaba tarde, y ¿qué quería madre? Éramos once. Entraba dando portazos y pidiendo de cenar. Angustiado. Todo el día en la imprenta. De un lado del plato las pruebas, los originales, lo que estuviera viendo; del otro madre, y su letanía.

Un aroma de nardos y tabaco.

–Con las menores, bien cariñoso era. Y, a veces, cada vez más veces, llegaba con muñecas, dulces, títeres. ¿Otra vez? –decía madre– ¿Otra vez la cantina? Nunca era tan bueno.

comentarios de blog provistos por Disqus