Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bitácora Bifronte
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bitácora Bifronte
Bitácora Bifronte
Por Ricardo Venegas

Los 43 Poetas por Ayotzinapa

 

Traducido al italiano por Lucia Cupertino, Los 43 Poetas por Ayotzinapa (Edizioni Arcoiris, Salerno, 2016) incluye autores de España, Perú, Uruguay, Argentina, El Salvador, México (en lenguas originarias como el zapoteco, mixteco, mixe, náhuatl y maya), cuya edición consigna la expresión de los poetas frente a los hechos ocurridos en Iguala en septiembre de 2014.

En el prólogo, Fabrizio Lorusso menciona que en la noche entre el 26 y 27 de septiembre de 2014, cuarenta y tres estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, en el estado mexicano de Guerrero, fueron secuestrados por la policía local de los municipios de Iguala y Cocula y fueron entregados a un grupo de presuntos traficantes de droga de la organización Guerreros Unidos. Desde entonces los jóvenes desaparecieron y los investigadores no han ofrecido versiones creíbles de los hechos. Indudablemente, el escenario en el que este libro sitúa a México a nivel mundial es oscuro, pero también es el de muchas voces solidarias, voces en las que se traduce la ira y la protesta, y un homenaje a la memoria de los desaparecidos.

La poeta argentina Ana María Manceda dice en esta antología de la indignación: “¡Quisimos ser educadores, piadosos, justos,/ solidarios, libres!/ […] Muertos, nuestros queridos muertos…/ Se van posando las plumas blancas/ Pero no sepultarán la memoria./ Eso no.”

En el mismo contexto, Lorusso y Francesca Gargallo en el postfacio (un país que reclama no 43 sino “más de 43” desaparecidos), advierten que en los últimos meses la acción de los expertos independientes, activistas y periodistas, a menudo con la oposición del gobierno y los medios de comunicación alineados, permitió al público y a los padres de los muchachos obtener datos valiosos que han rechazado la “verdad histórica” sobre el caso.

El poema “Cándida”, de la autora mexicana Irma Pineda Santiago, escrito en lengua zapoteca, publicado en italiano y en español, ilustra la intención del volumen en el que las nacionalidades se hermanan: “Mi madre descifró para mis ojos/ el lenguaje de las estrellas/ Depositó en mis oídos los cantos de la gente nube/ Me enseñó los signos de mi nombre/ A usar el ajo en la comida/ a medir el dulce y la canela/ a evitar el limón cuando viene la regla/ a no temer el crujido del techo de madera y teja/ cuando la tierra tiembla/ Ella resolvía las dudas/ Pero nunca le pregunté a mi madre/ cómo trascurre la vida/ cuando los soldados se llevan al marido/ Cómo se enfrenta lo cotidiano/ con la incertidumbre tras los pies a cada paso/ Con qué palabras se explica a los hijos/qué es ‘un desaparecido’/ Con qué unidad se mide la ausencia/ los días oscuros/ los oficios sin respuesta/ Cómo nombrar de un solo golpe/ las ciudades recorridas buscando un rostro/ los espíritus consultados para tener indicios/ de dónde encontrar a un desaparecido.”

Disponible en http://www.edizioniarcoiris.it/index.php?id_product=248&controller=product •

comentarios de blog provistos por Disqus