Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes Visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes Visuales
Artes Visuales
Por Germaine Gómez Haro

Postal de la Habana (I DE II)

Hace unas semanas viajé a Cuba con un grupo organizado por la galerista Nina Menocal con el fin de asistir al Festival Internacional de Ballet de La Habana Alicia Alonso, y visitar a destacados artistas contemporáneos en sus estudios. Cubana de nacimiento y nacionalizada mexicana desde temprana edad, Nina Menocal –a través de su galería Ninart– es pionera en la promoción del arte cubano en nuestro país desde 1989, cuando invitó a un grupo de artistas entonces jóvenes a residir y trabajar en México por unos años, experiencia que resultó altamente fructífera y marcó el inicio de un diálogo cultural de ida y vuelta que prevalece hasta nuestros días. La galería Ninart abrió la brecha al coleccionismo de arte cubano en nuestro terruño cuando todavía no se daban a conocer fuera de la Isla artistas hoy consagrados, como Tomás Sánchez y José Bedia entre muchos otros.

Durante nuestra estancia, la galería Ninart inauguró una exposición en la Casa de México, lugar de encuentro de las culturas cubana y mexicana auspiciado por la Oficina del Historiador de La Habana, el imprescindible Dr. Eusebio Leal Spengler. Hoy desde los ochenta es el título de la muestra integrada por veintiséis artistas, en su mayoría pertenecientes a la generación de los ochenta, también conocida como la Década prodigiosa. Estamos hablando de artistas que nacieron con la Revolución y fueron formados en el prestigioso Instituto Superior de Arte (ISA) que fue creado en 1961 y del que han egresado numerosos creadores eminentes. La curadora de este proyecto es la Dra. Magaly Espinosa, renombrada especialista en arte cubano contemporáneo, en combinación con la joven historiadora del arte Indira Collazo, y el propósito de la exhibición es ofrecer una mirada a vuelo de pájaro de las prácticas artísticas actuales –pintura, escultura, fotografía, dibujo, vídeo, instalación, obra en proceso, grabado, media art– y su relación con los lenguajes y preocupaciones que se han entretejido a lo largo de las últimas tres décadas. A decir de la curadora, los artistas que han sido reunidos en esta muestra se caracterizan por “el talento, espíritu de renovación, y especialmente, por su arrojada crítica a la ‘utopía’ cubana”, tema candente en el arte cubano actual.

Al recorrer esta muestra y tras la visita a un buen número de estudios de artistas variopintos, se comprueba que la creación en la Isla está pasando por un momento de efervescencia en el que se palpa un dinamismo desbordado; se privilegia una tendencia a crear obras autorreferenciales y vinculadas al contexto sociopolítico actual que las dota de un carácter y una personalidad propios y originales, a diferencia de los lenguajes homogéneos que proliferan por el mundo impulsados por el mainstream del mercado del arte global, mismos que resultan en su mayoría repetitivos y aburridísimos. El arte cubano habla con voz propia en creaciones que amalgaman forma y contenido en expresiones multivariadas que van del uso riguroso del dibujo clásico a los experimentos transdisciplinarios más sofisticados y atrevidos. Salta a la vista, en la gran mayoría de las creaciones cubanas –cualquiera que sea la técnica o el medio– el empeño que los artistas ponen en mantener el rigor en la factura de las obras. El gusto por la creación “artesanal”, es decir, la intervención directa de la mano del artista que busca despertar en el espectador una experiencia sensorial más allá del mensaje meramente racional, es una de las características que se vislumbran en gran parte del arte cubano, y esto ha quedado patente en las Bienales de La Habana que son el termómetro que revela la elevada calidad estética de las creaciones de la Isla.

Al recorrer esta muestra y visitar los estudios de muy diversos artistas, se percibe un hilo conductor que hilvana sutilmente la heterogénea creación cubana contemporánea y es la permanente presencia de un discurso politizado en la gran mayoría de las obras artísticas, como lo expresa Magaly Espinosa: “Tal como ocurre con la genética, aunque lo desees, no te puedes desprender de lo que heredas, porque es parte de tu sustancia personal.” De ahí la insistencia en hablar de la realidad actual que vive la sociedad cubana, con todas sus incertidumbres e incongruencias, y de cuestionar los discursos ya gastados que vienen cargando desde hace más de cinco décadas. Los comentarios críticos que se leen directamente en las obras o entre líneas son ingeniosos y plenos de ironía y sarcasmo: un humor negro y mordaz que a un tiempo sacude e invita a la reflexión.

(Continuará…)

comentarios de blog provistos por Disqus