Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes Visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes Visuales
Artes Visuales
Por Germaine Gómez Haro

Postal de La Habana (II Y ÚLTIMA)

 

En la entrega anterior (núm. 1134, 25/XI/2016) se hizo mención a la impresionante riqueza y diversidad de la producción artística en Cuba, cuya presencia ha ido in crescendo en museos, galerías, ferias y bienales internacionales. La plástica cubana actual tiene sus raíces bien cimentadas en el modernismo surgido en la primera mitad del siglo pasado, con artistas de renombre mundial, como Wifredo Lam, Mariano Rodríguez, Amelia Peláez, René Portocarrero, entre muchos otros, que han alcanzado un lugar en las primeras filas del concierto del arte internacional, conquistando precios deslumbrantes en el mercado, como se constató en la subasta celebrada en Christie´s en días pasados donde algunos de estos creadores rompieron sus récords de precios. El arte cubano contemporáneo comenzó a darse a conocer en el exterior en la década de los ochenta con los artistas egresados de la Academia de San Alejandro y del Instituto Superior de Arte (ISA). Estas escuelas se consolidaron con el triunfo de la Revolución que tuvo el gran acierto de apostar por la educación de su pueblo y hoy es innegable que en este campo los frutos están siendo cosechados. Es de maravillar la formación académica de los artistas cubanos que salen de las escuelas con una asombrosa preparación teórica y práctica que se ve reflejada en sus creaciones, sean cuales sean las técnicas y medios empleados. Las limitaciones de todo tipo que se viven en la Isla –la dificultad para conseguir materiales o la ausencia de recursos tecnológicos que son tan importantes en el arte contemporáneo– no han sido un impedimento para la creación, inclusive pareciera que el hecho de sortear las condiciones contra viento y marea ha sido un aliciente para el desarrollo de una creatividad sin límites. Y el discurso crítico de la gran mayoría de los artistas se entrevera con su refinada calidad estética y un sentido del humor que no se pierde ni en los momentos más espinosos.

Algo que sorprende al visitante que va en busca del arte cubano es la cantidad de espacios de exhibición que existen en la ciudad, auspiciados por el Consejo Nacional de Artes Plásticas. Es imposible recorrer la cantidad de exposiciones que se llevan a cabo simultáneamente en las distintas galerías estatales que cumplen con la misión de promover el arte cubano para el público local y para los extranjeros. Una modalidad interesante es la aparición de los primeros proyectos privados en el país: en 2011 el coleccionista y promotor cultural Juan Busto reunió a un equipo interdisciplinario de profesionales y crearon el sitio web Avistamientos Gallery, cuyo objetivo es promover y comercializar el arte cubano local, así como patrocinar proyectos curatoriales. También recientemente abrió sus puertas la Galería 66 de Sandra Contreras, primer espacio privado en la Isla dedicado a la venta de arte. Es de aplaudir el advenimiento de estos esfuerzos de iniciativa privada que abren una nueva vía de promoción cultural y de fomento al coleccionismo cubano. Otro caso singular que está haciendo historia en La Habana es el Centro de Arte Continua, filial de la Galleria Continua que tiene sedes en San Gimignano (Italia), Moulins (Francia) y Beijing (China). Hace unos días inauguró en La Habana tres alucinantes exhibiciones individuales de tres de los más grandes creadores contemporáneos: Jannis Kounnelis (Grecia), Michelangelo Pistoletto (Italia) y Anish Kapoor (India).

También tuve la oportunidad de asistir al Festival Internacional de Ballet de La Habana que a partir de esta edición lleva el nombre de la prima ballerina assoluta, Alicia Alonso. A lo largo de diez días se presentaron sesenta y siete obras de veintiún compañías provenientes de varios países, con la participación de una veintena de bailarines de primer nivel. Además de admirar la calidad de las coreografías, los visitantes de muy diversos países quedamos cautivados por la belleza del Gran Teatro de La Habana recién reinaugurado en enero pasado tras una remodelación titánica que merece ovaciones por tratarse de uno de los teatros más hermosos del mundo. También en esos días se llevaba a cabo el magno evento Noviembre Fotográfico organizado por la Fototeca de Cuba que reúne en diversos recintos culturales y galerías una nutrida programación que incluye unas cuarenta exposiciones, así como conferencias, talleres y encuentros con artistas y críticos nacionales e internacionales.

La actividad cultural en La Habana es vibrante, intensa e inabarcable. Se respira arte por todas partes. Y los vientos soplan cada vez con mayor frescor y libertad.

comentarios de blog provistos por Disqus