Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol Sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol Sostenido
Bemol Sostenido
Por Alonso Arreola

Michael Manring y Chris García en El 61

 

Me siento muy afortunado de tener varios conciertos en México el próximo mes y rompe mi corazón ver los problemas entre nuestros dos países”, escribió hace unos días el renombrado bajista Michael Manring en su cuenta de Facebook. “Sé que los temas involucrados son complejos y ciertamente no soy un experto en política, economía o relaciones internacionales, así que estoy renuente a ofrecer mis opiniones”, aclaró. “Habiendo tenido el enorme privilegio de tocar en México en varias ocasiones hay algunas cosas que puedo decir con absoluta certeza: que México es un país extraordinario con una cultura rica, inspiradora, un gran potencial y sobre todo gente que es pensante, amable, inteligente, trabajadora, honesta, creativa y resistente. Quiero ver mejor la calidad de vida de ambos países y quiero hacer algo para ayudar a que eso suceda”, concluyó.

Lo citamos porque se trata de un amigo y colega notable –el mes pasado fue nombrado uno de los 100 Mejores Bajistas de la Historia por la revista Bass Player–, pero también porque su presencia ha echado raíces en nuestro país a lo largo de dos décadas, tanto como la de otros músicos estadunidenses con quienes hemos tenido contacto en estos días aciagos. Sobra decirlo: todos están ofendidos con las locuras de Trump; todos están interesados en estrechar lazos por encima de muros y fronteras, más allá del dinero. Así las cosas, Manring vuelve a México en un momento simbólico y, por si fuera poco, haciendo dúo con Chris García, multipercusionista de ascendencia mexicana radicado en Los Ángeles. Junto a él y bajo el nombre de Maniax, el otrora discípulo de Jaco Pastorius sonará en el Encuentro Nacional de Jazz de San Miguel Allende el jueves 9 de febrero, mismo ciclo en el que volverán a participar el sábado 11 como miembros del octeto de Salomón Maawad.

Entre una y otra fecha, empero, Manring y García visitarán Ciudad de México para subirse al nuevo escenario de El 61, transformación del entrañable club Ruta 61 que durante más de diez años hiciera honores al blues en la colonia Condesa y que ahora evoluciona en nuestro Centro Histórico (Fray Servando 160, esquina 5 de Mayo). Con un aforo mayor, un mejor escenario y una misión que se abre a cualquier género interpretado con calidad (Blues, Jazz & Other Grooves), el sitio ofrece sabrosa comida uruguaya (La Chivitería), variedad de bebidas a precios asequibles y una decoración que propicia intimidad en torno a dos ejes torales: la música grabada, muestra del buen gusto de sus curadores, y la música en vivo, motor y pretexto esencial con el que se suman a la construcción de una voz citadina original, necesaria, distinta a la de los covers.

Ahora El 61 está más abocado a subrayar la comunidad y diálogo entre intérpretes y melómanos, a divulgar la historia del blues y del jazz entre los no iniciados, a reconocer públicamente la labor y trayectoria de músicos, promotores y entusiastas que desde la creación, la producción, la escritura, la fotografía o la simple transmisión de noticias de boca en boca, alientan los oficios de intérpretes notables que lo visitan desde el extranjero (Texas Slim, Carlos Johnson, The North Sea Coyotes), así como los de talentos locales bien establecidos (El Perro Andablues, Las Señoritas de Avignon, Lalo Chico, La Dalia Negra, entre muchos otros).

Así, regresando a nuestra recomendación, lectora, lector, le diremos que si no vive en San Miguel de Allende o en Ciudad de México, podría escuchar a Michael Manring si visita San Francisco, Nayarit, el próximo 24 de febrero. Allá estará para acompañar al trompetista Jeff Oster en el San Pancho Music Festival (Plaza del Sol). Lo cierto es que en ese combo su papel es distinto al que desarrolla en Maniax, donde debe exacerbar su talento extraterrestre en torno a las percusiones de Chris García, de quien compartimos esta post data reciente: “Deseamos subirnos al escenario en México para decir ‘perdónenos por los políticos y políticas de Estados Unidos’… El único muro que hay aquí es el que está en sus cabezas. La música está más allá de las fronteras, políticas y culturas y por gracia de Dios iremos a México para hacer música con ustedes.”

Compositor dotado y gran ejecutante, García combina tímbricas del México prehispánico con lenguajes tradicionales de India y África, todo al servicio de un discurso ecuménico, disfrutable, dirigido a compartir lo dicho por Manring en el pasado: “Ahora que vivimos tiempos extraordinarios, debo tomar medidas drásticas para lograr algo relevante. Quiero ser capaz de abrir mi mente a nuevas posibilidades, de buscar belleza aún no descubierta.” Acompañémoslos. Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

comentarios de blog provistos por Disqus