Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol Sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol Sostenido
Bemol Sostenido
Por Alonso Arreola

Sobre el Circuito el Indio por Vive Latino

Las críticas que solemos hacer a quienes producen grandes festivales musicales tienen que ver con la falta de compromiso que muestran hacia nuevas generaciones de artistas, con la poca visión ante la industria del futuro, con la obsesiva fijación que prestan a grupos estáticos, a marcas insensibles que sólo garantizan negocios a corto plazo. Muchas veces hemos sido rabiosos al escribir sobre el confort desde el cual se llenan carteles a lo largo y ancho de México y Estados Unidos –con los mismos nombres– sin que los inversionistas impulsen el desarrollo de una escena local o, peor aún, lastimándola.

Pues bien. Hoy es día de señalar lo contrario, de reconocer que uno de los mayores festivales del continente decidió mirar fuera de las ciudades dominantes no en un afán de reproducción expansionista, sino de conciencia por un futuro a ras de suelo. ¿Se trata de un negocio? Sí. ¿Busca beneficiarse y que sus patrocinadores ganen? Desde luego. Estarían locos si lucharan para perder. Estaríamos locos si los viéramos como almas de la caridad. La salud financiera es esencial. Siempre ha sido así. Todo gran festival del orbe cuenta con apoyos públicos y privados para existir. Eso no está mal. Sucede que en sitios como México, tan dados a la corrupción y el egoísmo, las ideas conspiracionistas están a flor de piel y nos hacen sospechar justificadamente. Pero en este caso sabemos que la intención es positiva pues, casualmente, nos tocó ver su nacimiento de cerca.

Hablamos del Circuito Indio por Vive Latino que arranca este mayo. Una idea simple, idílica, pero de enorme complejidad logística. Un proyecto creado en el magín de Gerardo Rosado, fundador y director de Discos Intolerancia, productor con el que hemos coincidido en muchos momentos. Una persona generosa cuyo enfermizo paternalismo ha sido trascendental en el rock mexicano de las últimas dos décadas y a la que se sumó Jordi Puig, creador del Vive Latino. Y sí. Entendemos la duda que se presenta en sus ojos, lectora, lector. Pero nosotros hemos decidido confiar en las personas más allá de marcas, compañías o instituciones. Son tiempos terribles para la subsistencia y movilidad de grupos musicales y una plataforma como ésta nos da esperanza.

Básicamente, lo que busca es impulsar una profesionalización sustentable a través de la circulación mensual de doce grupos en doce foros de ciudades diferentes. De inicio plantea siete ciclos, cada uno con 144 conciertos. Lo mejor, hay que decirlo, es que los precios de las entradas serán bajos y que en su repartición consideran que la mayor ganancia sea para los músicos. Además: los foros serán apoyados con equipo e infraestructura y la transportación, hospedaje y alimentos de los artistas están contemplados en la inversión. Algo onírico.

Tal vez crea que estas condiciones son normales, comunes. Sepa que no. En este momento resultan extraordinarias. Son cada vez más los artistas dispuestos a regalar su trabajo con tal de darse a conocer y cada vez más quienes usufructúan talentos ajenos sin arriesgar nada. Son cada vez menos los promotores y productores que apuestan por géneros híbridos. Hablamos de una situación negativa reforzada por los medios de distribución de música digital y por formas de consumo impersonales; por la falta de experiencias individuales que subrayen el significado de lo que vemos sobre un escenario. Nos hemos olvidado de construir historias que cobijen nuestras ingestas más placenteras, atentos a concursos sobre músicos, chefs, mecánicos, buscadores de tesoros… Sobre artes y oficios reducidos al sofá que mantiene quieto al mundo.

Así las cosas, las ciudades involucradas en los primeros ciclos del Circuito son Ciudad de México, Cuernavaca, Guadalajara, Morelia, León, Oaxaca, Pachuca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Texcoco y Toluca. En cada plaza los músicos consagrados, consolidados y emergentes compartirán beneficios de manera igualitaria. Los géneros representados serán muchos, todos inclinados a la música independiente. Del metal al jazz pasando por el pop alternativo y cualquier fusión, por descabellada que parezca. Las bandas anunciadas para los dos primeros ciclos incluyen a Carla Morrison, Jumbo, Madame Recamier, Pato Machete, Yokozuna, Descartes a Kant, Sonido San Francisco y Esteman, entre otras.

¿Le parece que nuestra columna de hoy es un mero anuncio? Lo sentimos. Hay algo de cierto. Muchas veces nos hemos mostrado hipercríticos con quienes lideran la industria musical. Este Circuito, creemos, puede reivindicar a algunos y establecer un modelo replicable que provoque cambios importantes en la vida de foros pequeños y bandas en crecimiento, ambos esenciales para la cultura nuestra de cada día. Conózcalo de cerca, critíquelo y ayude a que sea mejor. (Ya tienen una aplicación.) Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

comentarios de blog provistos por Disqus