Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Hace cinco años el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana (MNBA) y el Museo de Arte del Bronx de Nueva York (BXMA) establecieron una colaboración para llevar a cabo un intercambio cultural sin precedentes entre los dos países, en su momento aún inmersos en la Guerra fría. La idea inicial fue presentar una exhibición de arte estadunidense en La Habana y la muestra recíproca de arte cubano en el Bronx, ambas a partir de un diálogo entre las colecciones de los dos museos. Wild noise/Ruido salvaje es el nombre de la exposición que se inauguró dentro del marco de la XII Bienal de La Habana en 2015, la cual tuve la oportunidad de visitar y constatar un guión curatorial interesante y atractivo integrado por ochenta obras que revelaban la vocación multicultural del Museo del Bronx. La edición cubana en Nueva York estaba programada para 2016, pero fue sufriendo retrasos por una serie de desavenencias. Cuando por fin se anunció su inauguración para este año, ya con Trump instalado en la Casa Blanca, al parecer las autoridades cubanas decidieron cancelar el compromiso por temor a que las obras pertenecientes al MNBA fueran incautadas al entrar a territorio estadunidense, en respuesta a las demandas legales de los cubanos de ese país que persiguen la recuperación de sus propiedades nacionalizadas después de la Revolución. La directora del Museo del Bronx, Holly Block, quien gentilmente me hizo la visita guiada a la exhibición, anunció previamente que el museo había obtenido la inmunidad de la incautación para su museo, pero las autoridades cubanas ya no dieron respuesta. Pasó el tiempo y la directora decidió no esperar más y organizar una muestra con la obra de su colección y de otras particulares y públicas de Nueva York, de Florida y de los propios artistas. Serena y discreta, Holly Block tiene confianza en que los tiempos de cambio serán favorables y más adelante llegará al Museo del Bronx la colección del MNBA de La Habana. Por el momento, sin tener la pretensión de ser una muestra exhaustiva, la presente cumple con el objetivo de las curadoras cubanas Corina Matamoros y Aylet Ojeda Jaquín, quiens colaboraron con el equipo del Bronx para mostrar un panorama del arte cubano contemporáneo a partir de unas sesenta obras de una cuarentena de artistas de varias generaciones que dan cuenta de las preocupaciones conceptuales, filosóficas y plásticas de reconocidos creadores de la Isla y de la diáspora. La exposición original prometía ser mucho más ambiciosa, pero mientras el clima político no acabe de aclararse, se puede decir que esta muestra organizada al vapor es digna y disfrutable, y la original, confiemos en que llegará….

Al entrar en la sala de exhibición, el visitante queda perplejo al escuchar la voz del Comandante en Jefe Fidel Castro repitiendo sin pausa cifras, con esa voz firme e histriónica, inconfundible para quienes alguna vez lo escucharon. Se trata de la obra Opus, de los artistas Meira Marrero y José Ángel Toirac, cuyo trabajo se ha centrado en la exploración de la iconografía cultural y política mediante la apropiación de imágenes de revistas, libros, periódicos y programas de televisión producidos por el gobierno cubano. Esta obra se presenta en un monitor de televisión antiguo donde se ven sólo las cifras interminables que el Comandante pronunció durante un discurso, haciendo referencia, a decir de las curadoras, “a la fijación que los políticos tienen con la cuantificación, la reducción de individuos a números, y evocando pérdida y acumulación”. Recorrer la muestra con la voz del Comandante de fondo resulta un tanto inquietante, toda vez que la gran mayoría de los artistas cubanos contemporáneos hablan de política en su obra, unos de viva voz, otros de una “callada manera”, como canta Pablo Milanés. La política en el arte cubano está siempre presente y, desde mi óptica, esto es gratificante. El espectador capta el pulso de los acontecimientos que ese pueblo ha vivido a través de toda suerte de metáforas, unas ácidas y otras poéticas, en las que se entreveran la historia, la memoria, el exilio, la identidad, la patria, la insularidad, la libertad, la emigración con la poesía, la sensualidad, el misticismo, la religiosidad, la melancolía, la nostalgia y el orgullo por la cubanía… Uno escucha las voces silenciosas de los artistas que hablan de sus muy diversas realidades con obras de gran calidad estética y el rigor técnico que los caracteriza, en tanto que Fidel, como una figura omnipresente, sigue diciendo cifras.

comentarios de blog provistos por Disqus