Usted está aquí: Portada / Cultura / Circe en la otra luz
Usted está aquí: Portada / Cultura / Circe en la otra luz
Circe en la otra luz

Escuché que algo se movía en su pensamiento,
repentino al principio, como si despertara,
dudosa, en un mundo de eternidad–
(o más sencillamente, como si se probara
un vestido nuevo).

 

Me pareció también como si oyera la luz
correr por sus ojos en lágrimas gruesas.
Después sentiría ella que todo era hermoso,
la sombra que perdió y el rostro que obtuvo
sellado por el olvido. Así se quedó pensando
el cielo que llegaba como una certeza

 

Al volver
vi a Circe acostada sobre las aguas
de la música, a lo largo de una esperanza, hacerme señas
con una rama sin florecer. Aún jugaba.
Recuerdo que le sonreí, pero fue como
siempre
una sonrisa al abismo. Cerré los ojos
y entonces pasó a mi lado como un haz
de colores
mientras su mirada viajaba de estrella
en estrella,
buscando tal vez una patria inexplorada,
una poesía sin amor.

Circe: Maga, hija del Sol y de Persis que en la Odisea, al llegar Ulises a la isla Ea, encanta a sus compañeros y los convierte en cerdos. Ulises los salva con la ayuda de Hermes, quien le da una hierba mágica llamada moly que lo hace inmune a los hechizos de Circe. Ulises la obliga a desencantar a sus amigos y permanece un año con ella gozando de placeres y delicias. (Diccionario de Mitología Griega y Romana, Pierre Grimal).

Yorgos Yeralís (1917-1996), abogado de profesión, nació en Esmirna, pero tras la Catástrofe de Asia Menor (1922) su familia, como miles otras, se refugió en Atenas. De 1942 a 1946 trabajó en Ferrocarriles Nacionales en Atenas, luego en varias editoriales y como parte del personal de redacción del Gran Diccionario de la Lengua Griega y de la Gran Enciclopedia Griega. Es autor de varios libros para niños y de seis libros de poesía. Su obra ha sido traducida al inglés, alemán, francés, italiano, polaco, búlgaro y rumano. Obtuvo el Premio de la Sociedad de Escritores Griegos (1950), el Segundo Premio Estatal de Poesía (1957) y el Premio del Grupo de los Doce (1961).

Véase La Jornada Semanal, núm., 1053, 24/V/2015

Versión de Francisco Torres Córdova

1267
comentarios de blog provistos por Disqus