Usted está aquí: Portada / Para Leer / Cultura para la reconstrucción social
Usted está aquí: Portada / Para Leer / Cultura para la reconstrucción social
P11_R2Web.jpg
Cultura para la reconstrucción social
Cultura de paz, palabra y memoria. Un modelo de gestión cultural comunitario, Varios autores, Fondo de Cultura Económica, México, 2017.
Por Laura Martínez

En 2013 el Fondo de Cultura Económica diseñó un modelo de gestión cultural basado en una cultura de paz para desarrollar un centro que generara, a través de la palabra, vínculos de reconstrucción

del tejido social. Esta enorme apuesta por vencer el miedo y erradicar la violencia a partir del poder de la creación literaria y la lectura, se desarrolló en una de las comunidades más violentadas del país: Apatzingán de la Constitución, Michoacán.
El proyecto incluye una librería, espacios para talleres de escritura creativa, lectura con bebés, artes plásticas y música; ludoteca, un espacio de cultura digital, un auditorio en el interior y otro al aire libre.
El centro cultural surgió gracias al trabajo en conjunto de los tres órdenes de gobierno: El municipal, el estatal y el federal, la estrecha participación de la comunidad y la generosa colaboración de escritores como Julián Herbert, Eduardo Antonio Parra, Antonio Ramos Revillas, Jaime Mesa, César Silva, Agustín Cadena y Armando Alanís, entre otros.
Cultura de paz, palabra y memoria. Un modelo de gestión cultural comunitario recupera la experiencia del proyecto impulsado por el fce. En esta publicación podemos dar fe de los logros que tuvo el mo d e l o e n l a c o m u n i d a d d e Apatzingán de la Constitución.
En México, segundo país más violento según el informe del International Institute for Strategic Studies, la violencia se ejerce de diversas maneras: acallando la voz de las ideas y ultrajando las emociones; además, ha ido acrecentando el volumen de su perversidad (como es posible constatar todos los días).

Esto nos urge a detonar una respuesta de signo contrario.

La paz, explica Philip j. Grossman, exige el esfuerzo de que “aprendamos paulatinamente a ser más pacientes con las opiniones y las voces de los otros en los ámbitos, tanto en el de la política como en el arte, el de orientaciones sexuales, el de las relaciones”.

 

El fce, preocupado por la actual crisis social, busca promover espacios en donde las personas violentadas puedan poner en práctica vivencias basadas en una cultura de paz y a favor de los derechos humanos, “para construir mediante la expresión y la creatividad, habilidades para la resolución no-violenta de conflictos en los ámbitos de la vida personal, familiar y comunitaria”.

 

1164
VIDEOS
comentarios de blog provistos por Disqus