Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
La otra escena
Por Miguel Ángel Quemain

Sentido e interpretación del comentario teatral

Semiótica del teatro, del texto a la puesta en escena (Serie Teoría y Técnica, Paso de Gato), de Fernando de Toro, forma parte de una colección amplia y rigurosa que intenta tejer las redes de significado e interpretación de la crítica, el ensayo y la investigación semiótica en torno a la puesta en escena, la dramaturgia y las idas y vueltas entre estas formas de realizar la experiencia teatral que, en su conjunción, nutren las artes de la escena y hacen posible una de las formas de representación de lo humano más primitivas y complejas de nuestra historia artística, moral y política.

Esta oferta es una edición revisada y actualizada de un trabajo que inició hace más de veinte años, se publicó finalmente en 1987 y se puso al día gracias a un seminario que el dramaturgo argentino Alejandro Finzi organizó en Comuahue, en la Universidad de Neuquén en 2011. Se hizo necesaria una amplia labor de gestión para que las instituciones culturales de cinco gobiernos estatales (Sonora, Querétaro, San Luis Potosí, Puebla y Durango), claro, la presecretaría de Cultura, Conaculta, y alguna otra institución de logo indistinguible, hicieran posible esta edición de cuatrocientas páginas que pone al día, en cincuenta y una de ellas, una bibliografía fundamental para entender no sólo la dramaturgia sino también lo literario, lo escénico y varias de las fronteras con lo lingüístico, lo plástico, musical, lo cual haría posible colocarla como eje en una tesis de postgrado que exija la mayor actualidad.

Quien no sepa de dónde viene esta amplia reflexión literaria y escénica, debe saber que es del canadiense por adopción Fernando de Toro, quien ya tiene todos los grados y postgrados de la Universidad de Manitoba, en Winnipeg (donde es catedrático del Departamento de Literatura inglesa, cine y teatro), y de la Universidad de Montreal. Es un hombre bífido y desprejuiciado en una cultura en la que debe optarse entre inglés y francés. La Universidad Libre de Bruselas y la Sorbona también fueron su hogar, así que ya podemos imaginar hacia dónde se dirige parte de sus imaginación formativa. Según su ficha académica, está por concluir una ambiciosa investigación sobre “todo” el teatro de Samuel Beckett.

El libro se apoya en un prefacio de José Ramón Alcántara, un académico destacado de la Universidad Iberoamericana, cuya pasión y conocimiento se reparte entre el Siglo de Oro, la teoría literaria, el teatro y la teología. El comentario de Alcántara muestra cuáles son las líneas que hacen de este trabajo una brújula semiótica, pero también mucho más que eso, pues implica la actualización de un pensamiento que permeó en muchas universidades a fines de los sesenta y durante los años ochenta.

En las primeras líneas de este libro organizado en nueve capítulos se lee a un Fernando de Toro que se va separando gradualmente del discurso semiótico que marcó la década de los ochenta, con un conjunto de paradigmas que al mismo tiempo fueron y son herramientas de análisis y que, todavía en muchas universidades, son el requisito metodológico para cumplir con un itinerario crítico que puede marcar trabajos señeros del primer Roland Barthes, Todorov, Greimas y Kristeva, entre los más destacados y primeros seguidores fieles de una estructura epistemológica que había que cumplir como parte de una larga y sinuosa tradición que venía del formalismo ruso, pasando por la Escuela de Praga.

Las visiones primeras consisten en mostrar que lo teatral es un discurso, una seña de identidad con su conjunto de funciones, muchas extralingüísticas, como su carácter espectacular, donde ya coloca el diálogo con Pierce, para construir lo que llama la referencialidad teatral. Sigue las rutas de la complejidad y va hacia un terreno árido, complejo, polémico: la recepción teatral, y ahí explora las diversas teorías que van de los alemanes precursores a los franceses e ingleses, para explicar también que la función de la recepción y la lectura poseen unos ejes actanciales que consisten en que el texto mismo, la puesta en escena, la representación, posee un lector implícito y esa es una de sus funciones.

El logro del libro y el espíritu que lo nutre es el cierre, con un ensayo sobre las teatralidades postmodernas, la desconstrucción y la escritura rizomática. Sitúa su noción de teatro moderno y postmoderno para ofrecer un panorama polémico también, riesgoso e imaginativo de la teatralidad en Latinoamérica. Semiótica del teatro es un libro obligado en todos los sentidos, un viaje del que ya no se regresa idéntico a sí mismo.

comentarios de blog provistos por Disqus