Usted está aquí: Portada / Cultura / Paisaje de los héroes abolidos
Usted está aquí: Portada / Cultura / Paisaje de los héroes abolidos
Paisaje de los héroes abolidos

Los trabajadores transportan

estatuas de bronce

al basurero de la historia.

Alan Jolés (Cup de Grace)

 

La historia,

como las brujas,

ama antes que nada las escobas.

A cada tanto se dedica a barrer

la estatuaria

de héroes marchitos

y efigies necrosadas:

hombres que soñaban

con la gloria

y trazaban fronteras

con su espada.

Por ejemplo,

el caudillo de todos los necios,

el payaso siniestro

al que enviaron al silencio

los partisanos de Italia.

Convertidos

en raídos transeúntes

de la historia,

entre cascos rotos

y radiadores oxidados,

quedan restos

de figuras de metal

esculpidas en países

esfumados sin remedio.

Los héroes abolidos

que batallaron

en las guerras del olvido

llegan en carromatos

a un paisaje sombrío.

Hablaban de la patria

como de sí mismos,

ahora van destinados

al salón de la infamia.

Los historiadores

los mencionan entre dientes

como quien habla

de la guillotina

en casa de Robespierre.

Al cementerio de la historia

llega una gavilla

de anticuarios. Se inicia

la subasta de espejismos.

1167
comentarios de blog provistos por Disqus