Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Bemol sostenido
Por Alonso Arreola

Mitote mexica en la biblioteca

 

Hojeando las primeras páginas el Diccionario del náhuatl en el español de México (coordinado hace diez años por el desaparecido poeta y novelista Carlos Montemayor), se nos ocurre usar palabras de musicalidad “extraña” para escribir la siguiente estampa: Desciende el acalote hipnotizado por el acocil que, apenas emergen los achiquihuites, se convierte en presa fácil. Mimados en su cuna hecha de brazos, achichihuados niños observan el cuadro entre achotlines y ahuichiches, allí donde sus madres limpian frutos de río con apoxcahuados utensilios.

Disculpe la lectora, el lector, por este ejercicio raro. (Al final ponemos un glosario para ayudarlos.) ¿En razón de qué hemos sacado del librero este diccionario? Resulta que el nahuatlaco amigo Mardonio Carballo –quien nos lo regaló– está presentando la tercera edición del festival Otro Beat Otro Mitote (OBOM), en la Biblioteca José Vasconcelos, durante cuatro sábados de septiembre. Hablamos de una idea encomiable que presenta a muy diversos músicos del México profundo, quienes de forma natural adoptan influencias normalmente arraigadas en las grandes urbes –o provenientes del mundo anglosajón– para mezclarlas con sus raíces y en su propia lengua. Algo que en otros tiempos y geografías nos parecería lógico, obvio, normal, pero no aquí, no hace quinientos años ni hoy cuando nuestro gobierno se concentra en darle gusto a quienes viven tras la frontera norte, cuando tantas personas sueñan con evadir su cuna.

Lo mejor de la filosofía del OBOM, empero, es que alternando con cada proyecto invitado –y como ha sucedido desde el nacimiento del festival– estarán sonando otros exponentes de gran y variopinta trayectoria, los que harán las veces de “padrinos” sonorosos. Ellos destacan en el rock, el folk, la electrónica y el pop nacional, coincidiendo todos en la inteligencia y la sensibilidad social. Así las cosas, mostrarán su repertorio original pero también se combinarán sobre el tinglado con sus colegas del interior de la República (improvisando o no), algo que en el pasado ha ocasionado momentos únicos e inolvidables.

¿Quiénes son pues los involucrados? Los Cantores del Son tuvieron hace una semana el apoyo del virtuoso arpista y compositor Celso Duarte, cuyo enorme talento lo ha llevado a girar por el mundo, mientras que ayer el conocido cantautor Juan Manuel Torreblanca hizo lo propio con la zapoteca Paola Hersan, quien abordó distintos temas de su disco debut dedicado a Oaxaca. El sábado 23 ocurrirá que A Love Electric –el poderoso trío de Todd Clouser, Hernán Hetch y Aarón Cruz– llegará directo de su gira europea para compartir escenario con la Sexta Vocal, conjunto de ska en lengua zoque originario de Chiapas. Finalmente, el sábado 30 se presentará Astrolabio, dupla de Alex Otaola y Javier Lara, quienes unirán su electrónica al hip hop de Juan Sant, escrito en totonaco.

Dicho esto, el esfuerzo del festival obom nos parece encomiable en este ambivalente y agridulce mes patrio. Por su mantenimiento aplaudimos al tlachiquero Mardonio Carballo tanto como a sus cómplices en el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas y la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades de Ciudad de México; porque es combinando lenguas y tradiciones como se teje la unidad nacional, como nacen buenas y generosas posibilidades a futuro. Además –así lo muestra el diccionario de Montemayor–, estamos mucho más cerca los unos de los otros de lo que imaginamos. Prueba fehaciente es el viaje del lenguaje. Del cocol al toloache pasando popotes, jícaras y chayotes, sólo falta detenernos un poco y escuchar con atención al pasado para agrandar las fuentes de la belleza y la comunicación.

Anímese entonces a visitar la Biblioteca Vasconcelos los próximos fines de semana. Nutra la audiencia del festival OBOM y participe con ello del cambio que ocurre cuando nos ponemos en movimiento y abandonamos los ordenadores. Cabe aquí parte del palabrerío que Juan Sant, desde el Terrero, Puebla, dispara en la canción “Somos” antes de un maravilloso segmento en totonaco: “¿Qué pensaban engreídos, que yo por ser un indio totonaca estaba perdido? Tontos [...] Soy el hijo del maíz que trae el rap creíble, cien por ciento mexicano, del día de mi parto hasta mi sepultura, piel morena por fortuna.” Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

Glosario: acalote (cuervo), acocil (camarón chico de agua dulce), acocote (calabazo delgado que el tlachiquero utiliza para extraer el aguamiel del maguey), achiquihuite (cesta para pescar), achichihuado (mimado), achotlín (árbol aromático) y ahuichiche (planta trepadora), apoxcahuado (herrumbrado), mexica (mexicano), mitote (fiesta), tlachiquero (aguamielero.)

comentarios de blog provistos por Disqus