Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Andy Warhol: resplandor y tinieblas

(ii y última)

 

La magnífica muestra Andy Warhol. Estrella oscura que se presenta en el Museo Jumex hasta el día de hoy da cuenta del trabajo inicial del artista pop en las décadas de los sesenta y setenta, durante las cuales experimentó las técnicas gráficas que lo convirtieron en su marca distintiva, con sus imágenes inspiradas en la vida cotidiana estadunidense. Su fuente de inspiración fueron las fotografías extraídas de la prensa, que recortaba, intervenía, alteraba, manipulaba y repetía una y otra vez como variaciones obsesivas de un mismo tema. Su fascinación por la reproducción masiva lo llevó a desarrollar una especie de cadena de producción de fábrica en la que, con la colaboración de un grupo de ayudantes, lograba generar una gran cantidad de cuadros y esculturas. A través de esta mecánica, Warhol revolucionó el concepto de autenticidad de la obra de arte y abrió el debate sobre el creador como artífice único de su trabajo. En 1963 abrió The Factory (La Fábrica), un estudio multidisciplinario en el que, además de la producción de sus pinturas, esculturas y serigrafías, convergieron toda suerte de creadores en los terrenos de la cinematografía (se filmaron ahí alrededor de quinientas películas), la música y la danza. Su fiel amigo y colaborador Billy Name pintó el local de color plata y lo revistió de aluminio, atmósfera que se recrea en el Museo Jumex en la sala dedicada a este proyecto. The Factory, ubicada en la calle 47 Este, fue el epicentro de la vanguardia neoyorquina de los años sesenta donde se gestaron numerosos proyectos emblemáticos de esa década, como el grupo musical Velvet Underground, del que el propio artista fue impulsor. En 1968 Warhol fue gravemente herido por la espalda con una arma de fuego por la feminista radical Valerie Solano que frecuentaba los happenings en el estudio. Para Warhol, el siniestro significó morir y volver a la vida, pero las cosas ya nunca fueron las mismas. Viéndolo en perspectiva, su trabajo previo al atentado resulta mucho más vanguardista y experimental que el sucesivo, y en esto consiste el acierto de la curaduría del Museo Jumex: mostrar al Warhol más osado e irreverente en todo su resplandor.

En la muestra se presenta una amplia selección de retratos de celebridades y de su serie Desastres que reproduce imágenes de tragedias que seleccionaba de la prensa sensacionalista, entre ellas terremotos, suicidios, accidentes automovilísticos y aéreos, la silla eléctrica, la bomba atómica y los disturbios raciales. El trabajo de este período genera un diálogo entre dos tópicos predominantes en los medios de comunicación: el mundo de los celebrities y los siniestros violentos, temas que despiertan el morbo y la curiosidad en todos los sectores de la sociedad. Andy Warhol fue uno de los primeros artistas en darse cuenta de que la imagen definiría la era moderna, concepto que prevalece hasta nuestros días. En 1962 realizó sus primeras pinturas de las jóvenes estrellas de Hollywood, Natalie Wood, Warren Beatty y Troy Donahue. Obsesionado con la muerte y con el narcisismo de las celebridades, el suicido de Marilyn Monroe atrapa su imaginario y lo inspira para la realización de una de sus series más emblemáticas y archiconocidas. Al poco tiempo acontece el asesinato del presidente John f. Kennedy, lo cual le da la pauta para desarrollar la serie dedicada a Jackie, inmortalizada a través de bellísimos y conmovedores retratos que nos la muestran resplandeciente antes del atentado y devastada en su viudez. Elizabeth Taylor también cautivó su atención cuando cayó gravemente enferma durante el célebre rodaje de Cleopatra. Eros y Tánatos se debaten en las obras de Warhol, obsesionado siempre con aprehender el sutil hilo que hilvana la vida y la muerte, la luz y las tinieblas que el artista relaciona con el glamour y la tragedia. En los años setenta lo cautiva la imagen paradigmática de Mao Tse Tung y reproduce la célebre fotografía del líder comunista que marcó una época en un monumental lienzo de 4.50 m × 3.50 m en el que amalgama serigrafía y pintura con una poderosa maestría técnica.

Andy Warhol muere el 22 de febrero de 1987 a la edad de sesenta y un años a consecuencia de una operación de vesícula biliar. Es el fin de un gran personaje que marcó una época y cuya influencia sigue vigente hasta nuestros días. Una vida febril y vehemente que osciló entre el resplandor y las tinieblas: es la estrella oscura que ha seducido a miles de visitantes en el Museo Jumex.

comentarios de blog provistos por Disqus