Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Bemol sostenido
Por Alonso Arreola

Por la reconstrucción, hay un nosotros

Entre muchas otras claridades, el filósofo holandés Rob Riemen dice que la fragmentación de nuestro mundo en pos de las élites políticas, industriales y mediáticas ha pulverizado la idea de un plan colectivo basado en la “nobleza de espíritu”. Después de verlo en entrevista (vino a la fil de Guadalajara a presentar su libro Para combatir esta era), nos quedamos pensando en lo acontecido con los pasados terremotos de septiembre y sí, efectivamente es ante la tragedia que el individualismo se trastoca y volvemos a cuidar del otro noblemente. Es allí –sobre todo civilmente– cuando la división da paso a una realidad compartida. En tal contexto sucede que muchos músicos, verbigracia, renuncian momentáneamente al excesivo profesionalismo mercantil que impera en su industria, para regresar a valores básicos de unidad.

Sin embargo, hay un problema sistémico. Como bien señala Riemen: las escuelas, universidades, academias, instituciones de investigación (más las privadas, pero no únicamente), igualmente contribuyen al fortalecimiento del fascismo, el racismo y la intolerancia, pues se han convertido en negocios alejados del humanismo, entregados a una especialización desintegradora que provee certificados como si fueran productos lácteos. Asimismo, en pos de una “libertad” anticonservadora, grandes intelectuales de izquierda renuncian a hablar sobre esa pérdida de fuerza espiritual que, pareciéndoles retrógrada o simplista, hoy se impone como vacío de empatía.

A pesar del progreso científico y tecnológico y del enorme acceso a la información –dijo Riemen entrevistado por Letras Libres– la fuerza dominante de nuestra sociedad es la estupidez organizada. No se detiene el fascismo a través de la economía, la tecnología o la ciencia, ni siquiera a través de las instituciones –porque dependen de las personas que las conforman–, sino con una mentalidad distinta [...] Para cultivarla no se necesita dinero, ser tecnológicamente avezado o tener un título universitario. La nobleza de espíritu es una mentalidad, es saber de qué se trata la dignidad humana.”

¿Por qué filosofamos hoy en este espacio musical? Pues porque fuimos invitados a participar en el proyecto Hay un nosotros (que busca recaudar fondos para los damnificados por los terremotos) y porque, metidos como estamos en el asunto de las horrendas precampañas electorales, percibimos que esa mentalidad que nos unió por unos días ha ido desapareciendo. Iniciativa impulsada por la exitosa plataforma en línea Cultura Colectiva, y más específicamente por Liliana Estrada, quien allí trabaja, consistió en que varios colegas compusieran y grabaran temas esperanzadores, inspirados en lo que tanto subraya Riemen: la solidaridad. Esa misma solidaridad que en 1985 le mostrara al gobierno el poder del pueblo. Esa misma solidaridad que puede salvarnos de lo que se nos venga tras la Ley Mordaza, la Ley de Seguridad Interior y tantas malas decisiones más.

A nosotros nos tocó producir y arreglar la pieza escrita por Jaime López, cancionista de época. Se llama “Hombro con hombro” y saldrá al aire el primero de enero. Para grabarla invitamos a Cecilia Toussaint, Denise Gutiérrez, Mardonio Carballo, Marión Díaz y Sofía Mora. Encadenamiento de imágenes que describen nuestra fuerza ante la adversidad y el pillaje gubernamental, en su último coro hay un canto liberador que apela a la hermandad: “Abre los ojos amor, en lo que pasa el dolor, tras la ventana verás que el nuevo día vendrá... Desde los montes al valle, desde los ríos al parque, desde la aldea a la calle, de la ciudad a los mares…” Por su lado, Fernando Rivera Calderón, David Aguilar y Alex Otaola compusieron “Grita el silencio”, la que ya puede escucharse en diversas plataformas. Producida por el lúcido Camilo Froideval, en ella participan Alfonso André, Los Liquits, Yokozuna y otros amigos más. La última canción de la trilogía fue de Ely Guerra y Centaurus: “Acción y gloria”. Esta verá la luz en febrero. Lo que se recaude con todas irá al fondo de #LevantemosMéxico, una iniciativa gestionada por Ambulante.

Dicho esto, queda agregar que durante esta experiencia no vimos intentos tipo “We Are The World” ni ganas de autopromoverse con la tristeza. Nos parece que cada involucrado respondió diáfanamente al movimiento de resortes antiguos que debemos seguir aprovechando. Por lo pronto, lectora, lector, le pedimos que busque estos temas en la red y que nos ayude a compartirlos en pos de quienes sufren. Volviendo al inicio y, como dice Rob Riemen, sigamos combatiendo: “Lo que la sociedad ha perdido es la noción de humanismo en el discurso cívico, eso es algo que debemos recuperar lo antes posible porque, de lo contrario, nos enfilamos al desastre.” Buen domingo de Año Nuevo. Buena semana. Buenos sonidos.

comentarios de blog provistos por Disqus