Usted está aquí: Portada / Cultura / La trilogía mexicana de Malcolm Lowry
Usted está aquí: Portada / Cultura / La trilogía mexicana de Malcolm Lowry
La trilogía mexicana de Malcolm Lowry

Malcolm Lowry publicó únicamente dos novelas en vida: Ultramarina y Bajo el volcán. Ultramarina pasó sin pena ni gloria por las imprentas de Jonathan Cape y está basada en su experiencia personal a bordo del ss Pyrrhus. Pos-teriormente trabajó en varias novelas simultáneamente, logrando publicar sólo Bajo el volcán, debido a que durante el incendio que consumió su casa de Dollarton en British Columbia, apenas logró rescatar precisamente el borrador de esa novela, mientras todas sus demás obras se carbonizaron. Después de su muerte y de muchas peripecias, de alguna forma se fueron rescatando manuscritos suyos: borradores perdidos, guardados por amigos o familiares, y poco a poco se han ido publicando novelas póstumas, como Hear Us Oh Lord, From Heaven Thy Dwelling Place! (1962), Lunar Caustic (1968), Dark as the Grave Wherein My Friend Is Laid (Oscuro como la tumba donde yace mi amigo, 1968), October Ferry to Gabriola (1970), La mordida (1996), y recientemente In Ballast to the White Sea (2014) e incluso su poesía y correspondencia. Sin embargo, creo que a los lectores mexicanos lo que más nos interesa de Lowry son las obras ambientadas en nuestro país, y son solamente tres: Bajo el volcán, publicada en 1964 por Ediciones Era con la excelente traducción de nuestro querido amigo Raúl Ortiz y Ortiz; Oscuro como la tumba donde yace mi amigo, publicada por Monte Ávila Editores en 1969, en Caracas, y en 1999 por Ediciones Era en México, y La mordida, que increíblemente sigue inédita en es-pañol debido a que no hemos logrado aún concretar el proyecto con ninguna editorial.

Como bien se sabe, Bajo el volcán está basada en la experiencia que Lowry vivió en México en su primera visita, en 1936-37. Luego, tanto Oscuro... como La mordida son una continuación lineal en la vida literaria de Lowry, es decir, ambas novelas relatan de alguna manera lo que le sucedió a Lowry cuando regresó a México en 1945 con Margerie Bonner, su segunda esposa. Oscuro... es una especie de un “detrás de cámaras de Bajo el volcán” porque en ella Lowry explica cómo fue concibiendo su obra maestra, qué es en realidad y donde está la mítica cantina El Farolito, habla de la Virgen de los Desamparados en Oaxaca, vuelve a recorrer los lugares que incluye en la novela, hasta convertirse él mismo en una especie de personaje en una nueva novela superpuesta a la primera en la que se describe a sí mismo; incluso él se sentía un personaje conducido por la pluma de algún ser divino.

Lowry regresa en 1945 al lugar donde había con-cebido y escrito las mejores partes de Bajo el volcán en 1937, entra a las mismas cantinas donde escribió las líneas más desgarradoras de su novela, camina las mismas calles y arrenda la casa donde vivía, en la ficción originaria, uno de los personajes principales de Bajo el volcán, el francés Jaques Laruelle, con quien Yvonne engaña al Cónsul (alter ego de Jan, su primera esposa, y Lowry, respectivamente) para terminar habitando en la vida real dentro del chalet de Laruelle, una casa clave para Bajo el volcán; mismo lugar del hoy famoso hotel homónimo en Humboldt y Las Casas (calles Nicaragua y Tierra del fuego respectivamente en la novela). Pero lo importante de Oscuro... es que asistimos a una nueva historia donde se cuenta el background de la novela anterior, a la vez que se va creando una nueva historia hasta que el nuevo personaje creado por Lowry como su alter ego para la ocasión, Sigbjorn Wilderness, mientras busca a su amigo Juan Fernando descubre que ha sido asesinado de la misma manera en que Lowry había asesinado (de manera literaria) al cónsul de Bajo el volcán: a balazos en un pleito de cantina. Con esa tragedia coincidente y escalofriante termina la primera secuela de Bajo el volcán, es decir, Oscuro como la tumba donde yace mi amigo.

En la siguiente novela de ambiente mexicano, La mordida, Lowry cuenta su fatídico viaje a Acapulco, donde es detenido por la policía de migración acusado de deber una multa. Luego de pasar por un engorroso y nefasto trámite de deportación, es robado y vejado por un agente que lo lleva hasta Nuevo Laredo en tren y lo echa del país hacia Estados Unidos, el 4 de marzo de 1946. El propio título de la novela hace referencia al pago de un soborno que le exigía la policía para dejarlo en paz, pero como nunca entendió la situación, terminó siendo humillado y deportado. Tiempo después, cuando Lowry entendió lo que la policía pretendía, tituló su relato precisamente La mordida, así tal cual, en español.

La novela tiene un valor literario por sí misma, no se trata simplemente del diario de un escritor viajero, sino que es toda una nueva aventura que termina en Estados Unidos y cierra tristemente el ciclo mexicano de Lowry. En ella el escritor va describiendo, desde los ojos de Sigbjorn Wilderness y su esposa Primrose (mismos personajes de Oscuro...) lo que va pensando, lo que está viendo y sobre todo los miedos que siente al embarcarse en una nueva aventura hacia Acapulco, mientras va recorriendo Taxco y algunos otros poblados con extraordinarias descripciones del lugar y de las costumbres (como los chinelos bailadores, por ejemplo), y termina con una lúgubre, sombría y dolorosa despedida de México desde Estados Unidos:

Caía la noche. Las luces surgieron. Más allá del Río Grande en el viejo México las luces en el anuncio parpadeaban: “Cartablanca, Cerveza Exquisita” y las luces en el puente se encendieron. Se durmieron, se despertaron, alucinaciones de fatiga y de tensión parpadeaban en el cuarto: “los amantes deben avisar al encargado del hotel antes de las 12 del día, evite la penalización.” “Carta Blanca, exquisita” Y ahí, separado de ellos por el Río Grande, por muchos siglos, por la eternidad, estaba el antiguo México; el magnífico, oscuro, católico y misterioso México al cual, quizás, nunca podrían regresar… ¿Pero qué era México? ¿Qué significaba México? ¿Por qué era la sensación de no poder regresar tan terrible?

 

 

1211
comentarios de blog provistos por Disqus