Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Biblioteca fantasma
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Biblioteca fantasma
Biblioteca fantasma
Por Eve Gil

Para Ana Clavel

 

En sus trece

Towelhead (literalmente “Cabeza de Toalla”) fue un libro muy polémico y una casi inadvertida película de 2008, pese a ser dirigida por Allan Ball, escritor de la exitosísima American Beauty, quien además realizó una adaptación casi fiel de la conmovedora, a veces brutal, novela de Alicia Erian, y fusiona varios temas harto sensibles, casi tabúes, entre otros, el racismo y la pedofilia. La narradora es una niña de trece años llamada Jasira que, a tan delicada edad, ha de iniciar de cero bajo la tutela de un padre árabe que ha adoptado la nacionalidad, incluso la religión de sus enemigos naturales, pero con ella deja fluir al fundamentalista musulmán que lleva dentro. Erian defendió a muerte el título de su novela que es un claro –y habitual– insulto contra los inmigrantes árabes, y que ella misma, como Jasira, tuvo que tolerar durante su etapa escolar, como hija de un egipcio. En España apareció bajo el infortunado título de Abrázame (Lumen, Barcelona, 2005, traducción de Teresa Camprodón), mientras que en cine recibió otro todavía más ramplón: Tentaciones prohibidas.

1991. Está por estallar la guerra del Golfo Pérsico. Jasira –admirablemente interpretada en la película por Summer Bishil, de veinte años al momento de la filmación, hija de padre indio y madre mexicana– narra con la candidez de una niña más pequeña. Su madre irlandesa descubre en ella una potencial rival cuando advierte que su actual marido le ha enseñado a rasurarse las piernas para que paren de llamarla “Chewbacca” en el colegio. La mujer no lo piensa dos veces para enviársela como un paquete a su padre, radicado en Texas.

En contraste con su ingenuidad, Jasira luce mayor dado el precoz desarrollo de sus curvas, y su padre encuentra repugnantes sus necesidades y misterios, como cuando ella menciona que necesita tampones, “¡esas cosas son para señoras casadas!”, y la obliga a llevar compresas. Por si no bastara, la niña habrá de trabajar para costearse “el lujo” de las toallas mensuales. El sincero deseo de proteger a su hija hace resurgir en Rifat (interpretado en cine por el muy varonil actor libanés Peter Macdisi, pareja en la vida real de Allan Ball) al macho aterrado ante la sexualidad de su hija, que termina percibiendo como una seductora nata.

El único trabajo viable para una niña de secundaria que necesita toallas y sostenes, es el de niñera, y sus vecinos, los Vuoso, típica familia gringa de postal, la requieren para aplacar a su insoportable hijo de diez años. El carismático y muy guapo señor Vuoso (Aaron Eckhart en el filme) es un héroe de guerra de treinta y seis años, en cuyo patio ondea la bandera estadunidense. Apenas contiene sus pullas estereotipadas ante la nueva niñera. Su actitud para con la muchachita cambia radicalmente cuando la sorprende con un ejemplar de Playboy, que ha sustraído de sus pertenencias. Lo que fascina a Jasira de aquellas fotografías es la ligereza y libertad de las modelos respecto a sus cuerpos. Tras reprenderla duramente, él la abraza como su padre no ha hecho nunca… aunque lo que Jasira experimenta ante aquel contacto físico no es precisamente filial.

Al señor Vuoso, suscrito a Playboy, no le obsesionan las impúberes de pechos planos que juegan hula-hula. Le gusta, específicamente, esta niña de trece años que luce de dieciocho, y tiene el plus de parecerse a las mujeres que él y sus pares violaron durante la guerra. A Jasira le gusta el señor Vuoso porque es el único que parece tomarla en serio. Lo más cercano que tiene a una confidente es la encantadora vecina embarazada, Melina (Toni Collette), que terminará por convertirse en la madre que todas necesitamos a esa edad. Pasará un buen rato antes de que Jasira confíe a Melina lo que la atraganta… cuando ya es demasiado tarde y la vida le ha infringido la mortal herida de la adultez, y una paliza de su padre. Melina, sin embargo, tiene en la mira al señor Vuoso e intenta explicarle a Jasira, a través de un libro de sexualidad adolescente, que no es ella el monstruo en esta historia.

Alicia Erian (Nueva York, 1967) tiene estudios de literatura y escritura creativa en la Suny Binghamton y en Vermont College. Ha adaptado libretos para Francis Ford Coppola y escribió el guión de un cortometraje titulado Hamer and advil, dirigido por Michael Greif. Su primer libro, anterior a Towelhead, es una colección de relatos titulada El lenguaje brutal del amor (2001), que obtuvo una excelente respuesta de la crítica. A la fecha, sin embargo, permanece apartada de la literatura.

comentarios de blog provistos por Disqus