Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Tomar la palabra
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Tomar la palabra
Tomar la palabra
Por Agustín Ramos

Material de los sueños

Con el cumplimiento de medio siglo del incumplido 1968, José Revueltas necesita ponerse otra vez de moda. Revueltas, marca personal distintiva, sello de casa, denominación de origen, nunca ha pasado de moda porque nunca estuvo de moda, entre otras causas porque esta paradoja fue mal apreciada por algunos héroes del momento, la coyuntura del '68, el movimiento estudiantil. Quince días antes de que lo hospitalizaran por última vez, lo entrevisté en su departamento del edificio Bertha, en Insurgentes sur, frente al cine Manacar, para el primer programa de literatura de Radio Educación, Letras y voces. Al preguntarle qué se sentía venir de una familia de artistas dijo: “Lo mismo que sentiría una familia de cirqueros”, con su sonrisa satírica. Y también “No, no tengo nostalgia por la militancia ni la necesito.” Era su estilo. No digo estilo literario, estilo narrativo, estilo poético, no… Estilo, así sin más, sin determinaciones, sin limitaciones: estilo. Para cualquiera de sus lectores resulta evidente que las preocupaciones fundamentales, indisolubles, de su práctica artística, que era filosófica, que era política, que era intelectual (su praxis, habría dicho él, para quien la literatura consistía llanamente en decir lo más posible con el menor número de palabras, expresado en charla con José Agustín en la Casa del Lago); esas preocupaciones de Revueltas estuvieron por encima de las convenciones de las élites y de la corriente magna de la cultura, en un país donde ni esa ni ninguna otra vertiente ha tenido voluntad para dejar de ser institucional. Por encima, no detrás ni al margen de ellas, la escritura de José Revueltas es, entre otras muchas cosas cada vez más claras, una permanente encarnación del verbo y al revés. El lenguaje religioso resulta molesto pero necesario para sortear la insalvable apología. Ahora más que nunca, el estilo de José Revueltas puede distinguirse como postura singular, ejemplar, ante la historia. No la historia de la literatura mexicana, no la historia de la literatura o de México, aunque también, sino la historia, únicamente, íntegramente.

José Revueltas se caracteriza por su capacidad de sobrevivir y deletrear la tragedia del militante mutilante (Morin dixit) del partido totalitario: “La espantosa cárcel de la obediencia, una obediencia tan atroz que hasta se vuelve libertad.” El drama del paraíso escamoteado: “No se puede morir en vida sin resucitar. Pero él había resucitado hacia la muerte, hacia la nada, aunque esta nada suya estuviese tan llena, como estaba, de elementos, de materias, de actitudes, de palabras, de intenciones.” Ambas citas pertenecen a “Resurrección sin vida”, de Material de los sueños, en cuya segunda parte está el texto “El sino del escorpión”, un viaje al fondo de nuestra condición, del material de los sueños que mueven y hacen ser al ser humano. ¿De qué se construyen los sueños? ¿Material, materialización? ¿Fluido de varias consistencias o varias tramas o varias enfermedades o varios síndromes que convergen en una sola y misma enfermedad: el ser humano, ese continente que produce y reproduce pesadillas y placeres? Los sueños, quizá, sean la entraña del mundo, donde asoman, fetales, viscosos, los deseos de lo imposible, el ansia de realidad de escorpión alucinado… Al materializar en sí mismo la doble relación verbo-carne y carne-verbo en su vida y en su obra, en su vital activismo de artista, José Revueltas derivó en un aliento, en un estilo que nunca estuvo de moda y que hoy vuelve a estarlo, como las leyendas que se reciclan desde abajo y los fantasmas que reviven hacia arriba.

Una introducción accesible al estilo literario de José Revueltas es su Antología personal https://www.elfondoenlinea.com/Detalle.aspx?ctit=030036R. Y una inmejorable presentación de su praxis es José Revueltas, un rebelde melancólico. Democracia bárbara, revueltas sociales y emancipación, de Arturo Anguiano (México, Pensamiento Crítico Ediciones, 2018), libro del que se ocuparon lúcidamente en estas páginas Luis Hernández Navarro y Evodio Escalante. Escalante también tiene un libro imprescindible sobre la obra narrativa de Revueltas: Jóse Revueltas. Una literatura del “lado moridor””(México, FCE, 2014), que recomiendo para cuando hayamos leído al menos Dormir en tierra (cuentos), Los errores (novela) y México: una democracia bárbara (ensayo).

 

comentarios de blog provistos por Disqus