Usted está aquí: Portada / Para Leer / Diosas mortales y otras fantasías
Usted está aquí: Portada / Para Leer / Diosas mortales y otras fantasías
P11_R2Web.jpg
Diosas mortales y otras fantasías
'Afroditas, Evas, Lolitas', José Antonio Lugo, Ficticia/Conaculta, México, 2017.
Por Rosario Mateo

Erotismo y sexualidad han atravesado la sociedad y la cultura desde el inicio de los tiempos. Afroditas, Evas, Lolitas, de José Antonio Lugo, hace una radiografía de las distintas modalidades en el que ambas se representan socialmente.

El libro de Lugo es una obra conceptual desde su título: Afrodita es la Diosa del amor; Eva es la creación de Dios, hecha a semejanza del ideal de su compañero masculino; y las “Lolitas” son la materialización femenina de un ideal de renovación sexual con aspecto dulce y encantador. Desde el comienzo mismo del libro, el autor prepara el terreno para que constatemos que “la única obra de arte verdadera es el festín ajeno”.

Lugo organiza como eje articulador de su recorrido narrativo las letras del alfabeto latino. De la A a la Z presenta veintiocho mininovelas, todas tituladas con nombres de mujeres, cuyo apelativo tiene un significado y corresponde a algo extraordinario. Así, comienza con la A de Alma que es “la que da la vida”; Elena es el nombre que corresponde a la E y representa la “Antorcha”; Isabel, la “Promesa de dios” es la encargada de representar la I; en la ruta de los clásicos, para ejemplificar la P utiliza a Penélope, el personaje de la Odisea, pretendida por muchos hombres; en el lugar de la V, incluye a Verónica, “portadora de la victoria o verdadera imagen”; Xochitl, “flor” es el nombre escogido para la X. Finalmente, remata esta nómina femenina con la Z de Zoé “vida”.

No hay ninguna mujer en estos textos que destaque más que la otra. Todas son dueñas de sí mismas, de sus decisiones, deseos y destinos. Todas son poseedoras de sus mundos, sean reales o artificiales, secretos o públicos.

Todas las protagonistas son mujeres comunes. Pese a ello, cada historia se vuelve especial porque esas mujeres son ellas mismas y son únicas. Sus avatares y peripecias se van transformando a los ojos del lector, de manera que los sucesos que parecían extraordinarios terminan siendo parte del imaginario colectivo. Sus vidas, aparentemente ordinarias, sufren un vuelco guiadas por la libertad y el deseo.

Cada historia cuenta con una capitular como puerta de entrada. Cada inicial se convierte en una ilustración a toda página, donde el carácter tipográfico, de familia serif, tiene como compañera la imagen de una mujer.

Desde una vitrina, y en paralelo al texto, veintiocho mujeres nos cuentan con aire libre y sin usar palabras su propia historia. Todas aparecen desprovistas de vestimenta, mostrándose al mismo tiempo como ellas mismas y como personas distintas. Sus dibujos provocan la vista y casi inevitablemente seducen los pensamientos.

Las ilustraciones están inspiradas en grabados de capitulares eróticas del siglo XVI, que si bien no fueron comunes, se publicaron en el libro Opera Medicinales, editado en 1570. El autor de estas imágenes es el ilustrador, grabador y dibujante mexicano Eko. El uso de este recurso visual resulta muy afortunado como compañero de texto.

La estructura de la narración impide que el lector se pierda. Las historias están armadas para que en las primeras líneas se conozca o reconozca a la protagonista, a la amiga, al amigo, al profesor, al psicólogo, a la estudiante, a la madre de familia, a la fiel, al infiel, a la novia “perfecta”, a la divorciada, a la cantante.

No hay escapatoria. El lector encontrará a lo largo de libro, como dice una de las protagonistas de la obra, que “la vida es muy compleja y las relaciones amorosas muy complicadas.”

1241
VIDEOS
comentarios de blog provistos por Disqus