Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Cinexcusas
Por Luis Tovar

 

Ausencias, carencias y otras falencias (ii y última)

 

Al final de la dilatada enumeración –que de ningún modo se hizo completa en este espacio– de personalidades merecedoras de ser retratadas en la pantalla grande, ya se trate de músicos, escritores, pintores, dramaturgos, próceres nacionales, políticos, etcétera, viene otra lista igualmente inmensa de hechos históricos que siguen aguardando ser abordados cinematográficamente.

A vuelo de pájaro, y limitándose al tiempo reciente, la memoria trae demasiado pocos títulos. Por lo que hace al ámbito cultural está, como ejemplo casi único, Los adioses (Natalia Beristáin, 2017), cuyo sujeto protagónico es la poeta y narradora chiapaneca Rosario Castellanos y que, hasta donde puede recordarse, es el único ejercicio en largometraje de ficción que aborda no tanto la obra sino la vida –de modo más o menos apegado a la realidad– de la autora de Balún Canán y Mujer que sabe latín, entre muchos otros títulos.

Ya, pero todavía no

Por lo que respecta a sucesos de la historia, fuera de los documentales Un día en Ayotzinapa 43 (Rafael Rangel, 2015) y Ayotzinapa: el paso de la tortuga (Enrique García Meza, 2018), los primeros filmes que vienen a la mente ya existen pero todavía no se han exhibido en México: uno es Museo (2018), segundo largo de ficción de Alonso Ruizpalacios –la estupenda Güeros fue su debut–, presentado en la más reciente Berlinale, donde recrea de manera libre lo que mediáticamente fue conocido como “el robo del siglo”: el que un par de estudiantes perpetraron en el Museo Nacional de Antropología e Historia en 1985.

La otra cinta es Roma, el trabajo más reciente de Alfonso Cuarón, que participará en la competencia oficial del Festival de Cine de Venecia y en el que, dado que se ambienta en la década de los años setenta del siglo pasado, se aborda –a saber si de manera nodal o apenas tangencial, como sucede en El bulto (Gabriel Retes, 1992)– la represión gubernamental contra el estudiantado, conocida como El halconazo del jueves de corpus.

Apenas hace un par de días se dio a conocer que el mencionado Cuarón, Guillermo del Toro y Bertha Navarro producirán un filme de ficción basado en el libro Los demonios del Edén, publicado hace poco más de una década, en el que la periodista Lydia Cacho hace la denuncia perfectamente documentada de una red de pornografía infantil que involucraba a empresarios y políticos –ahí el tristemente célebre góber precioso y el nefasto Emilio Gamboa Patrón, todavía senador–, por lo cual Cacho sufrió acoso y tortura.

Se ha dicho aquí más de una vez pero es preciso insistir: suele ser el género documental donde estos y otros temas de urgencia evidente se revisitan, cinematográficamente hablando, pero es importantísimo que esas heridas en el cuerpo social también sean abordadas desde la perspectiva del cine de ficción, pues no deben olvidarse dos cuestiones: en primer lugar, la realidad innegable de que el cine documental padece de marginalidad –por lo demás muy injusta– en términos de alcance y difusión colectivos, lo que irremediablemente conlleva la marginalización del tema que se aborde, y en segundo lugar porque ficcionalizar hechos reales, interpretarlos, reflexionar creativamente en torno a ellos, es condición no suficiente pero sí indispensable para la completa asimilación de la historia y, por lo tanto, para acceder a un aprendizaje.

Es incluso de Perogrullo decir que el cine, siempre y de manera inevitable, se hace eco de su contexto sociohistórico, sin importar si el cineasta es o no consciente de que así sucede: la filmografía de cualquier país, y la mexicana no es por supuesto ninguna excepción, se alimenta con mayor o menor frecuencia y abundancia de hitos y figuras “de la vida real”, o participa de un espíritu de época en virtud de elementos como el diseño de arte, la fotografía, etecé, y este sería el punto crucial: la elección entre la tangencialidad y la centralidad de ciertos temas y personajes que, como se dijo al principio, aguardan con su riqueza a que llegue su momento cinematográfico.

comentarios de blog provistos por Disqus