Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Cinexcusas
Por Luis Tovar

Guanajuato 21

(ii y última)

 

Por fortuna, el crecimiento del GIFF en estos veintiún años no le ha hecho perder su primera vocación: exhibir y premiar cortometrajes de ficción, de animación y experimentales, nacionales y extranjeros. En nuestro país, además del Festival Shorts México –especializado en el género–, el festival de Guanajuato es una de las escasas opciones para conocer lo más reciente de esta expresión fílmica fundamental.

 

Notas cortas para películas ídem

Traducible como “Nacida en el huracán”, Born in the Maelstrom (2017), de la canadiense Meryem Joobeur, muestra con amplitud una vertiente dolorosa de esa tara humana tan aparentemente imbatible llamada racismo; aquí, las vicisitudes de una adolescente birracial a quien unos y otros rechazan en tanto carece de la supuesta “pureza” que la avale como perteneciente a un grupo o al “contrario” y, para peor, en una comunidad compuesta únicamente por mujeres, que no tienen empacho en mostrar un muy vergonzoso comportamiento gregario.

En Un cortometraje sobre educación (2018), el chileno Nemo Arancibia despliega eficacia, franqueza y contundencia notables para contar una historia intramuros silenciosamente repetida en todas partes del mundo: la conducta escolar adolescente, potencial y muchas veces efectivamente violenta, que puede escalar a niveles inmanejables y volver víctimas de su disfunción a quienes están cerca; por ejemplo, a los docentes.

“Domingo por la mañana” sería la traducción de Nedeljsko Jutro (2017), del esloveno Martin Turk, cineasta más que hábil para comprimir en menos de quince minutos una historia/situación densa y compleja, inicialmente bifronte y cuyas vertientes hacen contacto hacia el segundo tercio dramático; dicho meollo es el de los vínculos padre-hijo, tensos, ásperos, difíciles, o bien terriblemente decepcionantes, según se trate de un vástago adolescente o uno en la niñez todavía.

La animación Simbiosis carnal (Bélgica, 2017), de Rocío Álvarez, es una alegoría visual estéticamente plausible y semánticamente elocuente de lo que el título sugiere: la fusión de los contrarios vueltos uno, en diversas fases o estaciones del proceso –es decir, desde que el ser humano es una célula diríase indiferenciada, hasta que alcanza el nivel supremo de conciencia que le permite acceder por experiencia propia al vocablo “erotismo”–, que los conduce al abandono gratificante y feliz de la individualidad, que da paso a un ser nuevo, doble e inédito.

“El extraño en mi cabeza”, es decir “Stranac” u Mojoj Glavi en croata, de Petra Balekic (2017), busca sintetizar al máximo la trama y, más que eso, el fondo conceptual sobre el que se apoya la obra maestra de Albert Camus titulada El extranjero. Deliberadamente simplificada en grado extremo, la animación quiere que su linealidad escueta sea reflejo del pensamiento más íntimo del protagonista, ése que lo conduce a enfrentar la muerte como algo esencialmente ajeno, ya por inmanejable, ya por absurdo.

Por su parte, el cortometraje belga Wildebeest (2017), codirigido por Nicolas Keppens y Matthias Phlips, recurre a la técnica mixta de fondos de “acción real” y personajes de animación en 2D para contar, desde la perspectiva de él, la historia de un matrimonio cuyos miembros encontraron su verdadero destino gracias a un viaje turístico con disfraz de safari en África. El amor de ella por los elefantes, multiplicados domésticamente en figurillas, dibujos, cojines, muñecos de peluche y hasta pasteles de cumpleaños, precipita un final de condición epifánicamente silvestre.

 

Un documental

De apenas 75 minutos, Mamacita (2018), dirigido por José Pablo Estrada Torrescano, es la historia de la peculiar abuela del cineasta, contada desde el crepúsculo de la vejez y, por lo tanto, es una mirada al propio pasado de la mujer –examinado pausadamente por abuela y nieto, protagonistas únicos–, lo mismo atendiendo a su éxito social y material que a una intimidad más o menos escamoteada incluso a sus propios familiares, pero de donde emanó la fuerza que la hizo “llegar hasta donde llegó” sin mayor ayuda que la de su propio tesón.

 

comentarios de blog provistos por Disqus