Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Joniel León Marrero: Contrapunteo

En Casa Lamm se presenta la exposición Contrapunteo del joven artista cubano Joniel León Marrero (La Habana, 1984). Una muestra exquisita integrada por dibujos de pequeño formato realizados con grafito sobre cartulina y pinturas en óleo y acrílico. Es la primera vez que el artista se presenta fuera de su país e inclusive en su terruño es todavía poco conocido. Joniel León Marrero es un dibujante excelso. Desde que se acuerda, las crayolas, temperas y lápices de colores han formado parte de su quehacer cotidiano. Su abuela materna fue la responsable de encender la chispa del oficio en el niño. Normalista de formación, ella percibió el talento de su nieto, su extraordinaria habilidad dibujística, y dedicó mucho tiempo a impulsarlo y dirigirlo. “El hecho es que siempre que me sentaba a dibujar algo que para mi edad era complicado, le pedía su ayuda”, comenta Joniel en entrevista y agrega: “Ella fue mi primer paradigma, mi primer referente; después de recibir su ayuda y ver cómo lo lograba, intentaba hacer lo mismo, lo más similar posible. Poco a poco iba poniéndome el listón más alto, viéndolo todo como sólo los niños lo pueden ver, de un modo lúdico.” Así, Joniel creció inmerso en esa pasión por el dibujo que fue desarrollando y perfeccionando a través de la recreación de personajes animados, de videojuegos y cómics, temas comunes entre los niños. Al ver en la actualidad la perfección de su oficio dibujístico, resulta increíble que su formación haya sido prácticamente autodidacta, pues no cursó la carrera formal en la Academia Nacional de Bellas Artes de San Alejandro por no haber contado con la preparación necesaria que se le exigía. Finalmente decidió matricularse en la Escuela de Instructores de Arte (eia) y más adelante optó por la carrera de Sociología que no terminó. Volvió a insistir en dos ocasiones más en la Academia de Bellas Artes, pero no logró el ingreso. Eso no lo frenó. Después de cuatro años y medio de trabajo como instructor de arte, cursó un trimestre de producción documental en la Fundación Ludwig de Cuba donde después trabajó como camarógrafo y editor. Así lo recuerda el artista: “Estuve tres años muy fructíferos trabajando con ellos y tuve la oportunidad de codearme con infinidad de artistas nacionales y extranjeros. Todo esto me sirvió de entrenamiento a nivel formal e intelectual.” Pero su pasión no era otra cosa que el dibujo. Fue entonces cuando desarrolló su primera serie de dibujos titulada Home Sweet Home (Hogar Dulce Hogar) de la cual se exhiben unas piezas en esta muestra. En esa serie, Joniel recreó imágenes emblemáticas de la cultura estadunidense, como la Casa Blanca o la Estatua de la Libertad con ese dibujo perfecto que lo caracteriza, y las intervenía con algún mensaje irónico como “Libertad”, “Home Sweet Home”, o la Coca-Cola como uno de los símbolos del imperio estadunidense. En su más reciente trabajo, que se exhibe por primera vez, Contrapunteo, Joniel ha captado fragmentos del paisaje urbano habanero y los reproduce con esa mano prodigiosa que no da lugar al menor error o titubeo en la perfección de sus trazos. Las escenas son recortadas de tal forma que uno pensaría que está mirando a través de una rendija. Los fragmentos del paisaje se vuelven más poderosos en su concreción, en su capacidad de síntesis visual. En los techados de las casas coloniales reproduce las caprichosas formas de cada teja, así como los pisos adoquinados de las plazas y los paseantes con sus sombras inasibles. Sus cielos y nubes perfectamente conformadas logran captar lo etéreo de una manera sublime. Su arte remite a los iluminadores de miniaturas de la Antigüedad –pienso en el extraordinario Luis Lagarto, pintor de las capitulares de los libros de coro poblanos–, a esa perfección que sólo es posible conseguir con una paciencia infinita y un don especial en el manejo de la técnica. Sus dibujos son un regocijo para la mirada y un ejemplo de amor y dedicación a este oficio que en nuestros días está en peligro de extinción.

 

 

comentarios de blog provistos por Disqus