Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Cinexcusas
Por Luis Tovar

Morelia 16 (II DE III)

Compuesta por once filmes, y tomando en cuenta los inevitables y a veces muy marcados altibajos año con año, esta vez la sección de largometraje mexicano de ficción del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), integrada exclusivamente por óperas primas o segundas películas, tuvo un nivel más que aceptable. Lo que sigue son brevísimos apuntes, a reserva de volver a esos filmes más adelante.

 

Las primeras seis

Alonso Ruizpalacios desciende algunos escalones desde su estupenda Güeros (2014) con su segundo largo titulado Museo, extraño ganador del premio al mejor guión en la Berlinale de este año, y que tiene en Gael García Bernal un enorme miscast (¿o a estas alturas alguien le cree a Gaelito un personaje de veintimuchos). Ortodoxo hasta la inanidad narrativa, dicho guión recrea el célebre robo de piezas arqueológicas en el Museo Nacional de Antropología, cometido por dos estudiantes de veterinaria a finales de 1985. Lástima por la buena recreación de aquella época.

Coproducida por México, Grecia y República Dominicana, Luciérnagas es la ópera prima en largoficción de Bani Khoshnoudi, cineasta iraní radicado en México. Cuenta con soltura y sensibilidad la historia de Ramin, inmigrante que va a parar involuntariamente al puerto de Veracruz, donde todo le es ajeno: el idioma, los hábitos y costumbres, la idiosincrasia… en la búsqueda de la sobrevivencia, este joven gay de maneras tímidas vive la suerte bifronte de ser al mismo tiempo ayudado, ignorado, cobijado, repudiado, hasta que la fuerza misma de la cotidianidad va poco a poco amoldándolo a su nueva condición. Magníficas actuaciones de Arash Marandi y Luis Alberti, pero sobre todo de Edwarda Gurrola.

Ópera prima de Isaac Cherem, con guión de él mismo y de la actriz Naian González Norvind, aquí protagonista, Leona es algo así como un retrato cultural contemporáneo de la comunidad judía mexicana: la mujer homónima del título tiene veinticinco años, es artista plástica y pertenece a un familia que busca preservar la “pureza” de la comunidad, por lo cual convivir, querer y planear futuros con un goy –léase “no judío”– es una transgresión que se paga con ostracismo. En esa encrucijada está Leona, a quien le corresponde una elección final que el filme deja convenientemente abierta.

Otra adaptación de época situada en los terribles años ochenta mexicanos, Las niñas bien –segundo largoficción de Alejandra Márquez Abella, luego de Semana santa (2015)– es fría y dura en su retrato de Sofía, mujer joven adinerada cuya única “virtud” es la exhibición permanente de un modo de vida repleto de lujos, insultante por inalcanzable para una población que, en 1982, comenzó a hundirse en una crisis económica de la que hasta hoy seguimos tratando de salir. Magnífica recreación de los tiempos del arribo neoliberal, vistos a través de los ojos del insensible y muy individualista uno por ciento social de hasta arriba.

Luego de Fecha de caducidad (2011), Kenia Márquez dirige y coescribe –con Alfonso Suárez Romero– su segundo largometraje de ficción titulado Asfixia, historia sencilla y bien contada que habla de un tipo peculiar de racismo: el que se da por prejuicios y estigmas pararraciales contra los albinos. Lo que padece Alma, la protagonista, es una triple marginación: albina, expresidiaria y mujer, no tiene nada fácil una reinserción social agravada por el hecho de que su expareja le impide ver a la hija que tuvieron en común.

Mejoró mucho Iria Gómez Concheiro luego de Asalto al cine (2012) para confeccionar Antes del olvido, filme coral que retrata bien el centro de Cuidad de México a través de los habitantes de una vecindad ruinosa pero llena de vida, que están en riesgo permanente de ser desalojados para dar paso a la gentrificación. Hacinamiento, constante disputa por el espacio, solidaridad espontánea, espíritu comunitario y organización, marcan la conducta de un conjunto de personajes emblemáticos y muy bien interpretados. (Continuará.)

 

comentarios de blog provistos por Disqus