Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Tomar la palabra
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Tomar la palabra
Tomar la palabra
Por Agustín Ramos

La Perra más Perico (II y último)

 

–En 1977 un camarada y yo formamos una pareja, que duró sólo tres años y como ocurre con casi todas las parejas, nos separamos. –¡Pareja de payasos! –matiza Elena. Porque podrá saberse el límite entre el payaso roquero y la persona, pero no entre Perico y su dueto con Elena. Él cursó Sociología en la ENEP Acatlán, hoy FES. Ahí, gracias a Ángeles Mastretta, directora de Difusión Cultural, y a la coordinadora de talleres, Emma Rizo Campomanes, impartía teatro el argentino Hugo Gramajo Palavicini, quien había sido discípulo de un alumno de Stanislavski. Perico estudió con Gramajo dos años y medio y se formó como actor y clown. Desde entonces, más que hacer proyectos escénicos, Perico actúa.

–Me fascina el escenario. No quiero montar espectáculos en serie, mi proyecto es seguir desarrollando la capacidad de decir las tonterías que me interesan. Creo que todos decimos tonterías, todos todos, y estamos echando el mundo por la borda, haciéndolo pedazos: eso es lo que me interesaría decir, lo que siento, lo que vivo. Pero no tengo un show dedicado a esos temas porque sería muy pesado para mí hablar de ello en escena (tal vez también para el público), así que lo digo de otra manera… Me formé con la idea de que el payaso nace para crear un buen espectáculo [idea que ha realizado a todo dar durante cuatro décadas, en cada presentación de Los juguetes del veliz, La historia del payaso que corrieron del circo, Horas de payasear, El árbol de los sombreros, que en su versión para adultos se llama El último parisino, El grito de lotería, El payaso ranchero y, ya con idea y música original de Elena, Payasadas rockeras.]

–A lo largo de los años me habían venido las ganas de tener un grupo de rock para niños. Esto se dio hasta que conocí a Elena, mi contraparte en el escenario, la “patiña” perfecta que, sin hablar y hasta sin hacer ni decir nada, es una presencia maravillosa… Además de ser una excelente compañera escénica, como músico lo es todavía más porque hace la música y dirige el dueto. Así que cuando vio que yo quería montar un show de rock para niños me dijo vamos a armarlo, puso la idea básica y el argumento y montamos Payasadas rockeras, que ha sido súper chévere. Ahí nos empezamos a dar cuenta de que tocar para grandes conmigo actuando funcionaba. Aparte, siempre lo digo, ver bailar a Elena mientras toca y saber que vivo con ella es la súper súper súper neta, obviamente primero está la música que tocamos pero esto otro también es lindo. Después de siete años de Payasadas rockeras, Elena creó Allegro en payasada mayor en donde hasta bailamos (risas), aunque es un show que no hemos promovido mucho [porque Elena y Perico promueven más algunos shows que otros]. Como Horas de payasear, que casi no se ha presentado al público aun cuando es un espectáculo muy tierno. Es un show cómico sobre la soledad del payaso, dice Perico. –Lo hice después del terremoto del ’85: todo ocurre en mi casa, se me va la novia (cuando la gente se muere, se va, ¿no?). Entonces era un payaso incipiente y estaba muy chavo como persona, no pretendía improvisar como ahora.

Recapitulando. El feliz encuentro de Elena y Perico derivó en Payasadas rockeras y marcó el principio de una gran época que incluye Allegro en payasada mayor y el nacimiento de La Perra, con resultados que –dice Perico– “no supimos capitalizar y sin embargo nos ha ido realmente de lujo…”. [Coda y aviso: a veintiún años de ofrecer un arte instrumental e histriónico cumplidamente feliz, que demanda y devuelve con creces la atención del público, La Perra ha grabado tres discos, La Perra 1997, Fricción visual 2000 y Romance con la ira 2006, además del DVD Concierto visual La Perra más Manolo Garibay (artista visual). Y el viernes 30 de noviembre, a las siete de la noche, en el Centro Cultural Ataraxia, avenida Morelos 245 del centro de Cuernavaca, la banda podrá disfrutar de Payasadas rockeras para adultos con La Perra más Perico. Cooperación cien pesos.]

 

 

comentarios de blog provistos por Disqus