Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Guenda: mi otro yo de Demián Flores

El artista Demián Flores (Juchitán, Oaxaca, 1971) regresa a la Casa Lamm en su 12ª exhibición titulada Guenda. Fiel a las pasiones y tribulaciones que lo han acompañado a lo largo de todo su quehacer artístico –la pérdida de la identidad en nuestro mundo globalizado y el rescate de las raíces culturales de su cultura istmeña– Demián desarrolla el concepto de identidad a través de una de las creencias más arraigadas entre los binnizá (“gente nube”, como se autodenominan los zapotecos): el guenda, que es el animal que nace al mismo tiempo que cada uno de nosotros y está destinado a ser nuestro doble, ese otro yo con quien compartimos el devenir. Es de alguna manera el equivalente al nahual en el universo náhuatl, sólo que el guenda se refiere al alma protectora que se encuentra unida al destino humano. A partir de este concepto, expresa el artista en entrevista para La Jornada Semanal: “La muestra es una reflexión sobre la identidad, primero como un espacio de autoconocimiento; después, como un mecanismo de diálogo con el espectador a través de nuestra memoria colectiva, de nuestras relaciones culturales, de nuestros lugares comunes. Esto permite que el espectador también reconstruya sus referentes, sus relaciones y su espejo con el otro. Como dice el escritor juchiteco Guillermo Chiñas, la vida de un zapoteco va enlazada a la de un guenda errante. Esta exposición refleja el valor y la importancia que tienen los animales en nuestra sociedad. Son la mayor representación simbólica de nuestra relación, como seres humanos, con la naturaleza. Por esto, la muestra incide fundamentalmente en la identidad, mi relación con la naturaleza, con el mundo.”

Guenda reúne la presencia de veintitrés animales plasmados en temple sobre estuco y una nueva producción escultórica realizada en resinas y alpaca que se aleja de todo lo producido anteriormente: “Es la primera vez que abordo imágenes aparentemente apegadas a la realidad. Al trabajar con la memoria y la reconstrucción de imágenes preexistentes, todas las piezas son representaciones de la realidad, pero al situarse en un campo pictórico o tridimensional, encuentran otras tensiones, contradicciones, simulaciones y diversas estrategias visuales, que abren la posibilidad de verlos ante otro mundo, éste imaginario.” Su pintura se ha caracterizado por la impronta gráfica del exquisito dominio dibujístico que ha permeado su trabajo desde sus inicios. Demián se formó primordialmente como artista gráfico y su trayectoria en este medio lo coloca entre los más destacados creadores de la gráfica mexicana contemporánea, como sucede con su coterráneo Francisco Toledo. En la muestra se presenta también una carpeta de diez grabados que dialogan con el trabajo pictórico. Cabe mencionar que el 29 de noviembre inaugurará en el Museo Nacional de la Estampa una magna muestra de gráfica que reunirá unas trescientas piezas que abarcan trabajos de 1993 a la fecha. Sus pinturas actuales se han deslindado del formalismo de la línea para dar lugar a trazos sueltos y desenfadados, de una libertad y gestualidad que remiten a algunas piezas del Art Brut o del Grupo Cobra. Las siluetas desdibujadas de los animales se entreveran con manchones, escurridos, trazos y líneas de brillante colorido lanzados al desgaire que dotan a la imagen de una frescura inusitada. Sobre la representación formal de su animalia comenta: “Es un tema muy agotado en el imaginario artístico en Oaxaca. Por eso me interesó el cómo enfrentarme a un imaginario para dar o proponer otra versión sobre los hechos, ésta no fantástica.” Aunque inspirados en los estudios científicos del siglo XVIII, los animales de Demián Flores evocan un mundo natural pleno de poesía que invita al espectador a descubrir y conectarse con su otro yo.

 

comentarios de blog provistos por Disqus