Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

 

El poder sanador del arte

 

Exorcizar el dolor a través del arte ha sido un impulso vital desde épocas remotas. De esto se percató el artista Emiliano Gironella hace unos años, cuando, movido por la situación de violencia extrema que azota nuestro país, comenzó a enfocar su quehacer plástico a temas relacionados con la barbarie del crimen organizado. Surge entonces una tribulación profunda que lo lleva a cuestionarse: ¿Qué sucede con las familias de los policías caídos en el cumplimiento de sus deberes? ¿Quién se ocupa de sus viudas y huérfanos? ¿A alguien le importan estas víctimas anónimas? Emiliano cae en la cuenta de que las familias de los policías abatidos quedan totalmente desprotegidas, y más aún, en algunos casos hasta estigmatizadas por el poco o nulo respeto que nuestra sociedad actual tiene por los cuerpos policíacos. Y ahí comienza la aventura, un proyecto loable que se ha cristalizado a lo largo de siete años y que hoy es una realidad: la Fundación Manos Manchadas de Pintura. En días pasados se presentó en el Museo de Antropología el documental CicatrizArte que narra el proceso y logros de este trabajo que merece darse a conocer ampliamente en nuestra sociedad.

El documental de 80 minutos, dirigido por Enrique Arroyo Schroeder y el propio Gironella, da comienzo con los testimonios de diversas personalidades que reflexionan sobre la lamentable imagen que los mexicanos tenemos de nuestra policía. La percepción común entre la población es que toda la policía es corrupta, lo cual dista mucho de ser así. El doctor Juan Ramón de la Fuente incide en la importancia de transformar la relación entre la policía y la ciudadanía, y expresa: “La propuesta de Emiliano Gironella es novedosa en nuestro medio y me parece que tiene un enorme potencial.” A partir de estas premisas, y teniendo como objetivo poner atención en los hijos de los policías fallecidos, Emiliano pide apoyo a la Policía Federal para convocar a algunas familias provenientes de diversos estados del país, y lleva a cabo el primer taller con niños y adolescentes en El Aire Centro de Arte, espacio que el artista y su madre, la pintora Carmen Parra, han creado para la organización de proyectos culturales. Explica Gironella: “La fundación Manos Manchadas de Pintura se crea para pelear contra las manos manchadas de sangre o de corrupción. Las nuestras son manos manchadas de pintura con poderes curativos.” Y así los talleres de pintura dirigidos por Gironella se convierten “en una forma de sanar, aliviar, reintegrar, volver a incorporar a una dinámica social sana más saludable a quien ha quedado marcado por una pérdida irreparable y violenta”, sostiene el doctor De la Fuente. En el documental presenciamos la llegada de las familias a El Aire, sus rostros apesadumbrados y ensimismados, y somos testigos de la transformación que se produce en ellos a través de las dinámicas lúdicas del ejercicio de la pintura, la gráfica y la expresión corporal mediante juegos y bailes. Los trabajos realizados en los talleres fueron exhibidos en el Museo de Culturas Populares y en Los Ángeles, California. Gironella recibió en 2017, por parte del presidente Enrique Peña Nieto, un premio por la labor social de la Fundación.

En forma paralela, Emiliano desarrolló otro proyecto con un grupo de siete policías que sufrieron lesiones permanentes en el cumplimiento de sus deberes. El artista les pidió sacar un molde de sus heridas para realizar esculturas. Estas obras forman parte de la serie titulada Cicatrices, cuyo objetivo es exponer ante el público un hecho dramático trastocado en obras de arte para que la sociedad tome conciencia.

El documental será exhibido en salas y es de esperarse que la nueva administración ponga atención en este esfuerzo tan loable de Emiliano Gironella, pues merece que se le dé seguimiento y que reciba el apoyo necesario para que estos talleres puedan llevarse a cabo de manera permanente en una sede fija. En estos tiempos convulsos y ante la barbarie que nos abruma, conviene no perder de vista el poder sanador del arte.

 

comentarios de blog provistos por Disqus