Usted está aquí: Portada / Cultura / Tres poemas / Humberto Ak’abal
Usted está aquí: Portada / Cultura / Tres poemas / Humberto Ak’abal
Tres poemas / Humberto Ak’abal

Tus güipiles

 

Después de lavar tus güipiles

en las aguas de aquella cascada,

los ponías a secar sobre la hierba,

tan coloridos eran

que se confundían entre las flores

que bordaban la pradera.

 

Hoy te vi en el mercado

y tu güipil resaltaba en colores

tan limpio y tan braillante

entre las vendedoras de frutas,

entre otros güipiles

y entre canastos con otras flores.

 

Si supieras

que yo soy el tejedor de esos güipiles,

que soy el tejedor de esos cortes,

que duermo en llamas con sólo pensar

que el tejido de mis telares

bordados con mis manos,

acaricia el contorno de tus senos

y moldea las curvas de tus caderas.

 

 

 

Limpiadores

 

El zopilote es un ave

que no huele ni hiede,

no canta ni silba.

 

Tiene un caminado feo

y cuando se encuentra

un animal muerto

se come toda la carne

y deja el esqueleto limpio.

 

Cuando vuela

se vuelve majestuoso

y hasta envidia dan sus alas.

 

¡Quién no quisiera volar

y planear en la paz

de esas alturas!

 

Cuando algo hiede

los zopilotes aparecen

y limpian todo.

 

Lástima que los zopilotes

no coman politiqueros.

 

 

Colibrí

 

El colibrí vuela

de atrás para adelante

de adelante para atrás

de atrás para adelante

de adelante para atrás.

 

Una vez que

ha metido el piquito,

la flor se balancea

de allá para acá

y de acá para allá,

de allá para acá

y de acá para allá…

 

Y el colibrí

ch’up ch’up ch’up ch’up…

 

 

1246
comentarios de blog provistos por Disqus