Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Bemol sostenido
Por Alonso Arreola

El comandante Morello
y su atlas instrumental

 

La portada es magnífica. En ella un hipopótamo alado abre sus enormes fauces –parece que va a atacar–mientras dos rayos impactan al fondo desértico sobre el que cae una tormenta. Allí es de noche y la lluvia cae diagonalmente; el pequeño ojo del animal nos mira de soslayo prometiendo dosis de violencia. Papel adentro, empero, además de los créditos encontramos nueva imagen del híbrido, ahora en pacífico vuelo, transformado en una suerte de querubín monstruoso. Esta es la que fuera su portada original en la versión titulada The Atlas Underground.

Hoy, sin embargo, hablamos de The Atlas Underground: Instrumentals, una nueva aproximación al último álbum de Tom Morello, guitarrista de Rage Against the Machine y Audioslave, últimamente relacionado con el politizado combo Prophets of Rage, mismo que comentamos aquí durante la campaña presidencial de Donald Trump. ¿Lo recuerda nuestra lectora, nuestro lector? Allí intercambió talento y composiciones con miembros de Public Enemy (Chuck D y DJ Lord) y de Cypress Hill (B-Real), triunfando en numerosos tinglados erigidos cerca de los rallies republicanos que buscaba boicotear, lo mismo que en grandes festivales. Pero volvamos al disco.

Poderoso, sofisticado, el diseño exterior representa fielmente lo que sus vinilos contienen (la versión para tornamesa es la mejor forma de apreciarlo, sin duda). Esto es: una combinación de guitarras nacidas en el rock duro, pero con programaciones que provienen de la electrónica –de la más comercial a la más experimental–, ahora sin la voz con que nacieran y que tan importante ha sido en el pasado musical de Morello. Pensando en ello, Instrumentals representa un descanso mental, un soltar el cuerpo sin los compromisos intelectuales que han marcado su carrera. Es el silenciamiento de la palabra en pos de un trance físico.

Se trata de algo natural, necesario si pensamos que su guitarra ha estado unida a personajes notables del micrófono como Zach de la Rocha (amante de México con posicionamientos intensos alrededor del zapatismo), Chris Cornell (excantante de Soundgarden con quien compartiera el éxito de Audioslave) y, como decíamos, distintos raperos interesados en que la sociedad estadunidense se vuelva más activa, crítica e incluyente. Tan es así que las partituras incluidas en Instrumentals, ilustradas con fotografías de las guitarras, efectos y amplificación que usa Morello, sustituyen las letras de manera efectiva. No se necesita ser músico para celebrar la ocurrencia. Hablamos de un gran librillo de cuarenta y dos páginas con los pentagramas y tablaturas que se escuchan composición tras composición.

Dicho esto, si en su versión con voz participaban Gary Clark Jr, Marcus Mumford, Tim Mcllrath, Portugal The Man, K Flay, Big Boi, Killer Mike y Vic Mensa, entre otros cantantes y raperos, ahora degustamos los pulsos desnudos del disco en un acto de rebelde cinismo. ¿Por qué? Sépase que a este trabajo no le fue muy bien con los críticos, pues en su mayoría siguen esperando que Tom Morello repita el discurso que en los noventa lo situara entre los más grandes guitarristas de rock. Así, si lo que más subrayaron como debilidad fue, precisamente, el cambio de instrumentos por diyéis y programadores, con Instrumentals sufrirán una molesta indigestión de beats en que triunfan los procedimientos de Steve Aoki, Bassnectar, Knife Party y Pretty Lights (por citar ejemplos incluidos), lo que nosotros aplaudimos.

En resumen, esta variante del guitarrista expone una personalidad más abierta en la que importan las composiciones como bloques de condensación y efecto, más allá de los elementos aislados o las virtudes solistas de sus invitados vocales. Cierto: hay pocas melodías, un trabajo armónico sencillo, rítmicas derivadas de lo plasmado con míticos colegas, pero aún así la apuesta instrumental nos gusta por pisar la pista desde otro lugar, con una perspectiva atípica entre los amantes de computadoras y sampleos y, desde luego, con un poderosísimo sonido. Bravo por el comandante Morello. Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

 

comentarios de blog provistos por Disqus