Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Jaume Plensa: la escultura como pregunta existencial

 

El escultor catalán Jaume Plensa (Barcelona, 1955) es mundialmente conocido por sus icónicas obras públicas que ya son emblemáticas en numerosas plazas y jardines alrededor del orbe. Su objetivo principal y mayor logro ha sido la transformación de la experiencia del público en cuanto al diálogo con el espacio. En este sentido, ha puesto énfasis en la interacción entre el espectador y la obra en más de un sentido, desde el cuestionamiento intelectual hasta el ejercicio contemplativo, pasando por la experiencia lúdica. Sus esculturas colosales han creado impacto en numerosos parajes, como Canadá, Estados Unidos, Japón, Brasil, Suecia, Alemania, Italia, Inglaterra, Francia y Tailandia, entre otros. “La obra no es sólo un volumen físico, no es un peso, no es una medida, no es un material. La obra es una actitud frente a la realidad”, expresa el escultor, y en su multivariado trabajo lo relevante es la manera en la que cada espectador se aproxima a esa realidad y se da la posibilidad de vivirla y de interactuar con ella, como sucede con The Crown Fountain, su obra más ambiciosa por su sofisticada complejidad técnica, lo cual la ha convertido en el referente de la ciudad de Chicago donde a diario se dan cita cientos de propios y extraños por su carácter lúdico.

Actualmente se pueden ver en España tres magníficos proyectos de este destacado escultor. El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) presenta una retrospectiva que abarca tres décadas de su creación. A través de una veintena de piezas, el recorrido da cuenta de las principales tribulaciones existenciales de este artista cuya creación se centra primordialmente en el fondo, más allá de la forma. Su inagotable genio creativo abarca una gran diversidad de técnicas y materiales –bronce, hierro, aluminio, acero, cobre, plomo, mármol, madera, basalto, alabastro, vidrio, tejido, resina, parafina, papel, y materiales efímeros como la luz, el agua e incluso la nieve– pero él reitera que el material es simplemente el vehículo: “La verdadera materia de las esculturas son las ideas.” Sus temas en buena medida se asocian a sus dos pasiones, la música y la literatura, y son metáforas para indagar en los vericuetos internos de la condición humana, que es el gran tópico que permea todo su trabajo. En Madrid se podrá ver, a lo largo del año en curso, en la Plaza Colón, la escultura de doce metros de altura titulada Julia, realizada en resina de poliéster y polvo de mármol, que se eleva elegantísima sobre el pedestal que antiguamente ocupaba la estatua del navegante genovés. “Tiene los ojos cerrados porque busca que cada uno exprese su mundo interior oculto”, señala el autor. Julia evoca el silencio generador de paz y armonía que tanta falta hacen en este mundo caótico y tergiversado. Es también la imagen del sueño donde se generan las ideas y el pensamiento. Adicionalmente, tres cabezas monumentales de rostros ensimismados se exhiben también en el Palacio de Cristal ubicado en el Parque del Retiro madrileño, realizadas con mallas de acero y suspendidas en el aire de manera casi imperceptible, como bien reza su título: Invisibles. A decir del autor, estas cabezas hacen alusión a “la invisibilidad de muchas partes de nosotros que nos da pudor comunicar con los demás y mantenemos de una forma invisible”, pero también se refieren a esos grandes sectores de la sociedad que se nos convierten de pronto en invisibles: la gente que sufre, los desplazados, los rechazados.

Jaume Plensa expresa una y otra vez que la escultura es para él la mejor forma de plantear preguntas. Su vasta y prolífica obra escultórica se nos presenta como una eterna interrogante que aviva la duda y abre las puertas al universo de lo posible. Si la incertidumbre es su materia prima, el resultado es una chispa encendida que el espectador acucioso convierte en una hoguera de posibilidades.

 

comentarios de blog provistos por Disqus