Usted está aquí: Portada / Para Leer / "Un idioma como una cobija"
Usted está aquí: Portada / Para Leer / "Un idioma como una cobija"
P11_R2Web.jpg
"Un idioma como una cobija"
'Tsína rí nayaxá´ (Cicatriz que te mira)', Hubert Matiúwáa, Pluralia/Secretaría de Cultura, México, 2018.
Por Herlinda Flores

Cicatriz que te mira es un libro bilingüe de poemas escritos originalmente en idioma mé pháá por el escritor Hubert Matiúwáa. Originario de Malinaltepec, en la montaña de Guerrero, el autor pertenece a la cultura mé pháá; estudió filosofía y letras en la Universidad de Guerrero y posteriormente su maestría en estudios latinoamericanos en la UNAM. Tsina rí náyaxá es un muestra de lo dinámica que se ha vuelto la literatura de los pueblos originarios. Es una obra actual que habla sobre la violencia que aqueja a su pueblo y se encuentra dividida en dos apartados: Cicatriz que te miraLas rayadoras de Marutsíí, en los que aborda el tema de la violencia que se vive no sólo en la sierra de Guerrero, sino en muchos otros pueblos de nuestro México profundo; violencia que ha quebrado al país y que en esta ruptura ha logrado también romper las comunidades, su unión, su fuerza para resistir la aculturación. En ese resistir, Hubert decide dar testimonio de lo que sucede en su cultura: denuncia la violencia en su propia lengua pues, como dice su abuela, su idioma es una cobija que sirve para diferentes funciones. Es así que, en la primera parte, se cobija con el mé pháá y canta con dolor a todos los hombres que son arrancados con violencia de la montaña de Guerrero: “Me asomé/ y vi a tu hijo dormido en el camino blanco,/ a tu mujer arder de dolor/ al arrancarle los pechos.” Los hombres que son arrancados de la cultura que los vio nacer olvidan su raíz y esa es la violencia más profunda, después de la conquista, que se haya vivido en siglos.

En la segunda parte, Las rayadoras de Marutsíí, se grita con fuerza el golpe certero del narcotráfico al campo. Las mujeres no cosechan flores o vegetales para comer, ellas rayan amapola para saciar el hambre de la avaricia: “nuestras navajas rayan de noche/ para sangrar el día sobre la piedra,/ cortan kilómetros de carne/ y viajan en túneles para esconder la avaricia”. A pesar del canto triste de los poemas, también se vislumbra el canto esperanzador de que algún día se regresará al maíz, a la casa, a sus sueños milenarios. El título de la obra es tan significativo como el presente que se vive en el país: en todo México hay una cicatriz que nos mira

 

 

1259
VIDEOS
comentarios de blog provistos por Disqus