Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Cinexcusas
Por Luis Tovar

Acerca de cine y literatura

El Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) es el editor del volumen titulado Guión, adaptación y nuevas formas de contar historias en el cine. Publicada en octubre del año pasado, la edición estuvo a cargo de Blas Valdez y Sabina Torres, quienes contaron con la colaboración traductora de Sebastián Blayac y Gonzalo Vélez para el ensayo “Adaptations Littéraires. Literatura, cine y yo”, del alemán Volker Schlöndorff. Registrado por el sello Ediciones del Festival Internacional de Cine de Morelia en calidad de publicación sin fines comerciales, el libro merecería una distribución mucho más amplia –el volumen fue repartido, al parecer de manera discrecional, durante la más reciente celebración del FICM.

La razón de lo anterior es que el libro, dicho clásicamente, no tiene desperdicio: los trescientos veintiséis folios abren con un guión muy breve, sin firma, cuya autoría es obvia y pertenece a la editora Sabina Torres. Ahí se expone de manera lúdica el punto de partida del libro entero: responder a la multiplicidad de preguntas que plantea la intensa y extensa relación entre el cine y la literatura. A continuación, el libro abre fuego de manera inmejorable con un ensayo de Rafael Aviña, titulado “Literatura y cine: juego de espejos. La época de oro”, en el que uno de nuestros mejores críticos cinematográficos borda en torno a la presencia y el trabajo de muchos de nuestros literatos en el cine, sobre todo en la etapa anunciada en el título, y entonces ahí los nombres de José Revueltas, Juan Rulfo, Juan de la Cabada, José Emilio Pacheco, Luis Spota, Elena Garro, Salvador Novo, Vicente Leñero, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Ricardo Garibay, Xavier Villaurrutia, Jorge Ibargüengoitia y muchos más, que transitaron de la literatura al cine y viceversa, ya sea por las adaptaciones que de obras suyas fueron hechas, ya porque fungieron como argumentistas o guionistas directamente.

Por su parte, el también crítico Jean-Christophe Berjon, avecindado en México desde hace varios años y buen conocedor del cine nacional, colaboró con un ensayo cuyo título recuerda por su extensión las películas de Julián Hernández: “Introspectivo, íntimo, personal, poético, crudo, audaz y realista el cine de ficción mexicano del siglo XXI, lejos de la literatura”. Con trazos rápidos y certeros, Berjon describe la ausencia literaria en el trabajo fílmico de un gran número de los cineastas nacionales más exitosos y celebrados mundialmente, verbigracia Carlos Reygadas, Alonso Ruizpalacios, Amat Escalante y los hipermediáticos Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón, entre muchos otros. Daniela Michel, directora del FICM, se hace presente con una reseña breve acerca de Carne y arena, filme-instalación de González Iñárritu en el que se reproduce la terrible experiencia de los migrantes rumbo a Estados Unidos.

El cuerpo principal del volumen se agrupa en cinco vertientes: “Sobre el arte” y “Sobre el proceso de adaptar” y “Acerca de…” son las principales por cuanto en ellas toman la palabra guionistas, adaptadores y realizadores mexicanos, y la lista es larga; en orden de aparición están Natalia Beristáin, Jack Zagha, Daniel Emil, Roberto Sneider, Marina Stavenhagen, Paz Alicia Garciadiego, Carlos Carrera, Laura Santillo, Sabina Berman, Gustavo Moheno, Jorge Michel Grau, Amat Escalante, Claudia Sainte-Luce, Rigoberto Castañeda, Diego Quemada, Humberto Hijonosa, Paula Markovitch, Ernesto Contreras, Julio Hernández Cordón y Elisa Miller. Sobra ponderar la importancia de conocer, de primera mano, la postura creativa de muchos de quienes actualmente se encuentran en plena actividad y, por lo tanto, son quienes dan perfil y densidad a nuestro cine actual.

No para ahí la cosa, pues el volumen se completa con entrevistas a los bien llamados Maestros Internacionales, entre los que figuran Béla Tarr, Peter Greenaway, Joyce Carol Oates, Bob Rafelson, Pawel Pawlikowski y Michel Hazanavicius.

Lo dicho: ojalá que este magnífico libro estuviera al alcance, cuando menos, de toda la comunidad cinematográfica.

comentarios de blog provistos por Disqus