Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Pintura y escultura, un binomio indisoluble

 

No son muchos los artistas mexicanos contemporáneos que llevan una trayectoria ascendente e ininterrumpida, con participación en importantes museos, centros culturales y galerías que han dado cuenta de una creación que llama la atención por su continua reinvención, y a la vez, por su fidelidad a sí misma. Germán Venegas (La Magdalena Tlatlauquitepec, Puebla, 1959) es una de esas rara avis y su arte conmociona cada vez que se exhibe. He seguido su trayectoria desde hace unas tres décadas y no deja de impresionarme su fuerza creativa y su inagotable capacidad de producción. Germán es un torbellino que se mueve con libertad y enjundia por todos los terrenos del quehacer artístico, tanto desde el plano formal como desde la dimensión intelectual y filosófica. Pintor, dibujante y escultor en la misma medida, su trabajo va y viene en el transcurso del tiempo aportando siempre nuevas propuestas y resoluciones técnicas que dotan a su obra de una fuerza vital. Actualmente se presenta en el Museo Tamayo la exposición Todo lo otro, que reúne 350 piezas entre óleos y temples sobre tela, dibujos con tinta sobre papel y esculturas en madera realizadas a partir de sus tres principales temas de inspiración: la cosmogonía prehispánica, el budismo zen, y las grandes representaciones de la historia del arte occidental.

El recorrido inicia con un portentoso retablo de madera estucada y policromada dedicado a Tlaloc, dios de la lluvia, quien protagoniza de manera estelar la producción escultórica de Germán en los últimos años. En este ensamblaje de grandes dimensiones, vemos resumidas sus tribulaciones escultóricas, aunadas al explosivo colorido en el que predomina el azul-verde que simboliza a la deidad en contraste con el fondo fucsia, combinación que remite a sus pinturas ochenteras inspiradas entonces en el arte popular. Los retablos en relieve de madera ya sea al natural, policromados o dibujados, han sido una constante en su trabajo desde sus inicios en los años ochenta y son quizás una de sus predominantes huellas distintivas, y lo que mejor ejemplifica su fusión de la pintura y la escultura, unidad que el curador Juan Andrés Gaitán logra mostrar a lo largo de la estupenda museografía. Hay que recordar que Venegas inició su formación por tradición familiar como tallador y su paso por la Escuela de La Esmeralda le abre el camino al dibujo y la pintura, disciplinas que con el tiempo consolida y fusiona, como se ve claramente en esta muestra. La cosmogonía prehispánica ha estado presente en su trabajo desde sus inicios, pero en los últimos tiempos ha retomado con especial atención esta temática que ahora vemos plasmada en las numerosas esculturas de trazos primitivistas que hacen eco a las tallas vanguardistas de creadores como Picasso, Gauguin, Brancusi, Schmidt Rottluff, August Macke o Kirchner, en hibridación con la libertad expresiva de nuestro arte popular. Así lo señala el autor en entrevista para La Jornada Semanal: “Siempre ha habido una presencia del mundo prehispánico en mi trabajo pero no tan clara como en los últimos años. No solamente estoy rozando la idea de lo prehispánico, sino que me estoy metiendo con las deidades directamente. Las soluciones formales van ligadas a la idea de lo espiritual que estoy experimentando desde mi práctica de la meditación. De hecho, toda la exposición está planteando un proceso de veinticinco años de trabajo que va acompañado de mi práctica de introspección.” A lo largo de la muestra se percibe la evolución y las constantes en su creación pictórica a partir de los grupos temáticos en los que se palpan sus preocupaciones formales, técnicas y filosóficas que revelan un continuo diálogo del artista con sí mismo. Esta exhibición rompe con la idea de que Germán Venegas es un escultor que pinta, como erróneamente se le ha etiquetado: pintura y escultura son dos expresiones indisolubles en una creación que impacta, emociona y no deja indiferente al espectador.

 

 

comentarios de blog provistos por Disqus