Usted está aquí: Portada / Para Leer / Buenas noches, tristeza
Usted está aquí: Portada / Para Leer / Buenas noches, tristeza
P12_R1Web.jpg
Buenas noches, tristeza
'All in, Sinatra', Pedro Zavala, Random House, México, 2018.
Por Vanessa Téllez

Pedro Zavala (Ciudad de México, 1981) es el más reciente galardonado con el Premio Mauricio Achar, en el pasado 2018. Del libro ganador, titulado All In Sinatra, se ha dicho que se trata de un minucioso vértigo narrativo. Pues bien, quizá esta novela de casi trescientas páginas sea exactamente lo que la contraportada asegura.

Zavala posee una peculiar capacidad de introspección matemática, extraña cualidad sólo comparable a la que algunos especialistas en esa materia llevan a cabo frente a un problema. Aquí, todo se mueve en torno a una tirada continua. La historia describe a un hombre, Génesis Montesinos, profesor de literatura de sesenta y cuatro años de edad, como alguien que, pese a ciertos éxitos en lo laboral, se admite como dueño de una vida insípida y apenas memorable. Lo anterior lleva a Génesis de ser un simple profesor a convertirse en un potencial suicida, no sin antes apostar todo lo que tiene, incluidas fe y esperanza.

All In, Sinatra se compone de cuatro apartados: “Flop”, “Turn”, “River” y “Showdown”. En cada uno de ellos, el lector se encuentra con una prosa agitada que, a manera de rizoma, va revelando la “Divina Comedia” que, como en apariencia pareciera sugerir esta novela, cada hombre lleva consigo. Si bien el arranque pareciera anticipar un pesimismo recalcitrante, la historia no deja indiferente a quien haya visto en el suicidio la solución a cualquier mal. All In... no es pesimista, aun cuando la anécdota podría sugerirlo; de hecho, incluso cuando el personaje principal anuncia el hartazgo en cada una de las acciones que se van precipitando sobre él, pareciera –contra su propio deseo– buscar un pretexto para quedarse en el mundo. Y de algún modo, cuando el personaje acaba en Las Vegas, uno adivina que el suicidio no sólo pasará a un segundo plano, sino cualquier otro deseo que alimente el espíritu de Génesis Montesinos.

Los sucesos que rodean al suicida en potencia van de la mano de una prosa inquieta que no se estanca, pese a la negritud de sus escenarios. Zavala se mueve de la misma forma en que lo haría un apostador en su mejor juego. La partida de All In... es lúcida, aguda, a ratos abrasiva.

La novela deambula entre una suerte de bitácora contada desde el exterior y un alegato sobre la muerte. Dos partidas van de la mano. La primera habla de aquello que se ha perdido, y la segunda de aquello que se perderá. Génesis deambula en los dos hemisferios de una sola pérdida. Por un lado, busca desprenderse del mundo como lo conoce; por otro, busca partir de un mundo que conoce después de un giro en el destino de sus últimos días.

All In, Sinatra evidencia la incapacidad de un individuo frente a su destino y potencia su papel como títere en el mundo. Los acontecimientos que el personaje presencia actúan sobre él como simples pretextos de una conclusión previamente firmada. No obstante, algunas de estas acciones lo hacen dudar y replantearse el futuro fulminante. El viaje de Génesis es una partida que nada ni nadie puede alterar. Un último juego de todo o nada. Una última carta sobre la incertidumbre del azar.

Acaso uno de los párrafos más digno de evidenciarse sea éste: “…estamos solos; el orden es una apariencia, y la palabra apropiada para eludir a la suerte es otra: caos”.

Al terminar de leer All in…, queda resonando otra frase: “A pesar de nuestra perfección, estamos imposibilitados para escapar de nuestros males. Condenados a vivir nuestras propias vidas.

 

 

1263
VIDEOS
comentarios de blog provistos por Disqus