Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
La otra escena
Por Miguel Ángel Quemain

Pensar y discutir las artes escénicas en la UNAM

“Foro de reflexión y discusión de danza y artes escénicas” se titula el proyecto que busca fundamentar una nueva política cultural. Es una iniciativa de Evoe Sotelo que acierta en llamar a consulta sobre las artes escénicas. Hace mucho que la Dirección de Danza universitaria trata de pensar, con la comunidad universitaria no sólo de la UNAM, un arte escénico sin fronteras ni etiquetas.

Su manera de celebrar el Día Internacional de la Danza ha incluido reflexiones que vienen de la antropología, la filosofía, los estudios culturales y la crítica de las artes escénicas, no sólo de la danza, porque esta última, al menos en la prensa cultural, es prácticamente inexistente. Por ahora el esfuerzo más sustancial en esa materia lo hacen Miriam Huberman Muñiz y Juan Hernández, ambos académicos con una visión amplia capaz de establecer un diálogo con los creadores.

El teatro mexicano, con todo y las incertidumbres que ha traído la 4T, con sus cuotas políticas incrustadas en las líneas de mando y en la administración pública no sólo capitalina sino federal, ha logrado continuar con las expresiones que han puesto del lado de la independencia y la autogestión los mejores exponentes de nuestra tradición teatral, además de un nutrido frente en el interior del país, como puso en evidencia, insisto y no me canso, la Muestra (verdaderamente) Nacional de Teatro 2018 que se realizó en Ciudad de México.

Sin embargo, la independencia teatral en nuestro país también tiene uno de sus pies plantados en la colaboración institucional, porque muchos de sus creadores participan en proyectos de investigación académica o están tutelados por algún programa público o por el sistema de becas que otorga el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y es en ese terreno donde dudas e incertidumbres campean.

Hay austeridad, pero la mayor austeridad que se nota es la de la experiencia y la reorganización de plantillas a modo (sólo hay que ver el organigrama de la Secretaría de Cultura capitalina, lleno de compadres y ahijados que seguro se mandan solos), y no en una organización que respalde un programa de políticas públicas. Por eso es necesaria y urgente una reflexión pública de diversas maneras de pensar la cultura, su administración, sus públicos y la creación de un patrimonio, así como la defensa, transformación y crítica de lo que ya existe.

Esta incertidumbre tiene que ver con la insuficiencia de un discurso cultural que el Ejecutivo debería articular con la misma solvencia y conocimiento que en otras áreas de la política. No sé qué idea tiene AMLO de nuestra literatura (más allá de Carlos Pellicer), de nuestro teatro, de la plástica, de la filosofía, del trabajo de los historiadores, de la música, de las condiciones laborales de los creadores, más allá de las becas y las coinversiones. Por eso resulta esperanzador e interesante atender al llamado que hace la Dirección de Danza de la UNAM para pensar las artes escénicas, no sólo la danza y no sólo el teatro; ya Ángel Ancona, en el Sistema de Teatros de Ciudad de México, demostró lo amplio que es el diapasón de lo escénico y cuántos públicos tan distintos pueden estar incluidos en ese rubro.

El 11 y 12 de marzo, de 9 a 14 horas en el Salón de Danza del CCU, se realizarán cinco mesas que están ampliamente explicadas en danzaunam.mx pero que enumero brevemente aquí: el primer día serán tres mesas sobre perspectivas de desarrollo artístico nacional e internacional, en el marco de la construcción de un nuevo proyecto de política cultural federal, la reestructuración del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), la relevancia del pensamiento artístico crítico y con posicionamiento político en tiempos de reestructuración nacional. Y el martes 12, la precarización del trabajo profesional y especializado dentro del campo artístico y la diversidad e inclusión en los modelos de participación de los artistas dentro de las nuevas políticas culturales.

Vale la pena acercarse, reflexionar, discutir y hacer públicos los resultados de ese encuentro.

comentarios de blog provistos por Disqus