Usted está aquí: Portada / Para Leer / Lecciones desaprendidas
Usted está aquí: Portada / Para Leer / Lecciones desaprendidas
P12_R2Web.jpg
Lecciones desaprendidas
"Balada de los ángeles caídos", Israel T. Holtzeimer, Ediciones B, México, 2018.
Por Vanessa Téllez

El error sólo es posible en la humanidad, todo lo demás es accidente. Dicho de otro modo, en palabras del político judío Camille Sée: “Dicen que la historia se repite, lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan.”

En Balada de los ángeles caídos, novela del veracruzano Israel T. Holtzeimer, se hace explícito lo anterior página tras página, en una historia que deambula entre el thriller policíaco, la ciencia ficción y el albur más mexicano posible. Aunque el título da más de una pista sobre el tratamiento de la citada ficción, la carne de la historia avanza más precisamente a través de los diálogos de sus personajes, atrapados en una ficción que entra y sale de un interminable agujero de gusano en el tiempo, donde se citan constantemente las principales anomalías de la historia mexicana.

El autor, galardonado con el Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras 2012 por la novela Artemisa café, presenta aquí una historia en donde la fuerza narrativa de la historia se desarrolla a través de la señalización, casi hasta el hartazgo pero aun así necesaria, de lo que ha sido un sistema de gobernanza mayoritariamente opresor. Holtzeimer desglosa los principales ecos de la torpeza política mexicana, aderezados con un humor cercano a la literatura juvenil, lo cual permite una lectura amena aunque a ratos dispersa. Balada de los ángeles... da cuenta de una Nueva República como propósito del presidente en turno, Máximo. Un político que, como muchos otros, inició creyendo en un país pero terminó apegándose a la idea de otro completamente diferente.

Si bien es cierto que la enumeración de los desaciertos de los gobiernos en turno descritos en el libro llegan a cansar por lo repetitivo, el autor propone una suerte de pregunta retórica que, en la página 87, se materializa cuando uno de los personajes cuestiona el caos que viven él y su familia: “¿En qué país debo decirles a mis hijos que nacieron?”

Sin embargo, pese a que esta es probablemente la principal pregunta que recorre el libro hoja tras hojas, bien cabría preguntarse por qué el lector necesita cerca de sesenta páginas previas para entrar en una historia que, aun con un tembloroso inicio, bien vale la pena. La pobreza, la religiosidad, los mecanismos de control de algunos gobiernos, e incluso la utopía de una nueva república, son el océano por el cual navegan los personajes, acompañados de una desazón constante que se manifiesta en una oración fulminante: “los ciclos, los vicios de la pobreza, tienden a repetirse”.

La prosa de Holtzeimer está alimentada por el análisis de lo cotidano. La ficción de Balada de los ángeles… no propone nuevos mundos, sino que en ella se reitera lo ordinario, todo eso que en las noticias se anuncia sin asombro ni hartazgo. La sociedad descrita no es propiamente ciencia ficción, ya que no acontece en un futuro de autos voladores, pero sí en ese otro tiempo de consecuencias que no terminan por concluir y dan la certeza de hallarse frente a una distopía interminable. Lo que se anuncia inacabado es peor que un final cantado.

Quizá para señalar el placer por la destrucción haya que citar un verso de Emily Dickinson: “No se suelta el puñal, porque amamos la herida, y el puñal nos recuerda que morimos.” Esa idea parecería ser la base sobre la cual descansa esta Balada de los ángeles caídos, como si la identificara como el punto de partida de la autodestrucción social.

1263
VIDEOS
comentarios de blog provistos por Disqus