Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
La otra escena
Por Miguel Ángel Quemain

Dramaturgias colaborativas transfronterizas

Un conjunto de artistas de experiencia probada coinciden a partir de esfuerzos institucionales que permiten la convergencia y colaboración: el Instituto Goethe, la Cátedra Bergman y una compañía joven pero de una admirable y fecunda constancia, Bola de Carne, visibilizan una historia artística que hace posible la puesta en escena de la obra titulada Desaparecer.

Todo inició en 2018, cuando la compañía mexicana Teatro Bola de Carne y el dramaturgo austríaco Thomas Köck empezaron a colaborar en el marco de la Semana de las Nuevas Dramaturgias, antes Theaterwelt, dedicada a presentar dramaturgias en lengua alemana (Suiza-Austria-Alemania) a través de “semimontajes” realizados por mexicanos. Teatro Bola de Carne puso el semimontaje Juegos del paraíso (Paradise Spielen), de Thomas Köck, con el objetivo de “materializar de forma dinámica los distintos y complejos niveles de lenguaje que se entremezclan en el trabajo de este multipremiado dramaturgo”.

Les fue tan bien y se entendieron con tanta comodidad, que decidieron continuar con su colaboración. Optaron por una pieza original basada en la investigación conjunta del concepto “desaparecer” como punto de partida. Conformaron un primer equipo internacional compuesto por Teatro Bola de Carne (con Micaela Gramajo y Bernardo Gamboa como codirectores artísticos e intérpretes), Thomas Köck como dramaturgo, Thomas Köck y Elsa-Sophie Jach como codirectores artísticos y Andreas Specht como músico.

Desaparecer es un concepto que transcribo de su propia bitácora: “algo deja de existir o estar presente en un lugar. Indagamos las capas superficiales y las profundas del concepto, las sorpresivas y las dolorosas. Esta acción que deja siempre un espacio vacío, donde antes había algo a la vista, tiene una cara misteriosa, mágica, lúdica, también una cara puramente conceptual, su cara violenta y política es también evidente.

”En un espacio fantasmático en el que conviven lo simbólico y lo documental, se entretejen distintos niveles narrativos en la búsqueda de aquello que ha desaparecido, de aquello que ya no está. La búsqueda de aquello que parece ausente es posible gracias a aquellas huellas que han quedado tras su existencia en el espacio, el tiempo y la memoria. Se busca reconstruir fenómenos, rastrear personas, redescubrir sucesos que hoy son sólo marcas y huellas difíciles de descifrar.”

Habría que hacer algunas presentaciones para entender la trascendencia de este encuentro. Köck llega en un momento personal importante, con una experiencia que permite un trabajo colaborativo que si bien existe en México, su formalidad está atomizada; en algunos territorios puede tener la forma de una secta, de una cofradía, de un trabajo casi secreto entre algunos artistas, y encuentra cuerpo en montajes que tienden a perderse de la memoria del espectador más ordinario, porque no entran en el campo de un repertorio.

Pienso en trabajos que suelen presentar dramaturgos/directores que tienen la hondura suficiente para asombrar y mostrar la esfericidad de una idea teatral en sus expresiones múltiples, como lo hacen David Olguín, Antonio Zúñiga, Rocío Carrillo, Raquel Araujo, Hilda Valencia, David Psalmon, Héctor Flores Komatsu y otros que sorprenden en algunos puntos del país, desde el Itsmo hasta Sinaloa, pasando por el Morelos de Mulato Teatro y el LTCI de Mérida. No son todos.

Thomas Köck (Estiria, Alta Austria, 1986) estudió música y filosofía en Viena, escritura escénica y cine en la Universidad de las Artes de Berlín. Trabajó como dramaturgo de planta en el Nationaltheater Mannheim. Es un autor que trabaja en lo interdisciplinario, como lo muestra su notorio drama distópico de audio en vivo en el espacio público titulado Strotter. No viene solo, se apoya en el trabajo de escritura escénica de la joven Elsa-Sophie Jach. Por su parte, Teatro Bola de Carne se enfoca a la investigación y experimentación en la actuación, dirección y escritura escénica. Es fundamental visibilizar esa exploración y ese trabajo escénico para hacer un recuento.

comentarios de blog provistos por Disqus