Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / La otra escena
La otra escena
Por Miguel Ángel Quemain

Mulato Teatro en la tierra de Emiliano Zapata

 

Mulato Teatro estrenó ayer Estampas zapatistas, de Jaime Chabaud (Premio Nacional de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón 2013), en el atrio de la iglesia del pueblo de Ticumán, municipio de Tlaltizapán, Morelos, donde se presentará todos los fines de semana de abril a las 20 horas, excepto los días de guardar en la localidad que serán los llamados días santos, que tienen poco de santo y de gracia en aquellos territorios donde se discute la viabilidad del agua, el gobierno de los pueblos originarios, las voces campesinas y la presencia de la delincuencia organizada, que se suman a un diálogo pendiente entre el gobierno de la cuarta transformación y una comunidad que tiene el pasado indígena y zapatista vivos y trenzados y un herida reciente, fresca, por el asesinato de uno de sus activistas, de los luchadores y periodistas más significativos de la entidad, Samir Flores, que le abundan los adjetivos de la beligerancia para definir su papel en este estado que intentará gobernar el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco.

Asombra que este conjunto de profesionales del teatro se decidiera a que la comunidad herida pero gozosa, confiada y fecunda, se abrace a unas ideas que Jaime Chabaud concibe como propias y como zapatistas, a esta interpretación a la que ya se ha arriesgado esta mujer hecha de azúcar morena y canela, Marisol Castillo, actriz de gran envergadura y creatividad que ha capitaneado a lo largo de quince años de esfuerzos con Mulato Teatro: Yanga, Niños chocolate, Cocinando con Elisa, Pipí, FedeFedeFederico y, entre otros, Cuentos eróticos africanos del Decamerón Negro.

Explican que desde hace ocho años han trabajado en Ticumán, municipio de Tlaltizapán de Zapata, donde se inicia ya el desarrollo de teatro comunitario-campesino con la población en un programa piloto de largo aliento. No es de extrañar el poco apoyo local; promesas abundan, pero les cuesta trabajo cumplir a los empoderados que ven fluir el trabajo con los recursos de los apasionados pobladores, sin pensar que es un mano a mano que reconfigura las redes de un tejido social muy empobrecido por el miedo, la violencia y el autoritarismo, por sus propias costumbres, sus prejuicios y muchas maneras de ser tan arraigadas que se cuestionan poco; el arte es una vía para lograrlo sin violencia y apelando a la memoria como un ritual.

El encuentro de esta agrupación con el colectivo amateur Vía Crucis Teatro Ticumán motivó esta puesta en escena rural para conmemorar los cien años del asesinato de Emiliano Zapata. Según relata Marisol Castillo, este es un grupo de aficionados entre ocho y sesenta años de edad formado por campesinos, albañiles, jardineros, dependientas de farmacia, meseras, amas de casa y estudiantes que año con año representan la Pasión de Cristo y pastorelas. Es un pueblo de 9 mil habitantes que hacen del teatro una forma personal de crecimiento, reclamando una voz que se les había negado y que el teatro les devuelve mientras le roban horas al sueño, después de jornadas laborales agotadoras y peligrosas.

En la cabecera municipal, en Tlaltizapán, se halla el estratégico Cuartel General de Zapata, en el corazón de un estado, Morelos, que también se distingue por altos índices de drogadicción, alcoholismo, deserción escolar, violencia intrafamiliar y contra la mujer. Se enfatiza lo femenino porque hubo varias oficiales que llegaron al grado de coronelas, y no pocas de ellas sólo aceptaban entre sus tropas a mujeres. Eso sale del cliché de la mujer revolucionaria encarnada en la adelita. El objetivo es empoderar a las actrices y las espectadoras.

Jaime Chabaud hizo un bordado fino entre historia oral e investigación académica; son once estampas que recogen anécdotas de pobladores de Tlaltizapán, Morelos, que recorrerán este año varios municipios que viven el incendio de lo político, de la protesta y la reivindicación de los derechos de estos pueblos que no pierden su alegría y creatividad a pesar de la opresión, la marginación y la delincuencia que padecen.

 

comentarios de blog provistos por Disqus