Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

Bosco Sodi y la Fundación Casa Wabi  (II de III)

En la entrega pasada (domingo 14 de abril) se esbozó el proyecto de la Fundación Casa Wabi, una asociación civil sin fines de lucro “que busca impulsar la colaboración y el compromiso social a través de las artes”. El artista visual Bosco Sodi es el creador y mecenas de este loable proyecto que incluye tres sedes: Casa Wabi Oaxaca, Casa Santa María en Ciudad de México y Casa Nano en Japón. Las actividades que se generan en las instalaciones de Casa Wabi Oaxaca son concebidas en función del diálogo y aportación cultural entre artistas invitados a participar en residencias y las comunidades de la región.

Durante mi visita a la sede oaxaqueña tuve la oportunidad de presenciar algunos de los trabajos de los artistas residentes. El compositor Marcelo Ruano (Ecuador, 1962) desarrolló un proyecto con los chicos de la banda de música Piedra del Pacífico del poblado de San Pedro Mixtepec. El objetivo principal del ecuatoriano fue hacer una composición nueva para el repertorio de la banda y otra más en colaboración con el dúo Nohbords (Diego Mur y Mauricio Rico, Ciudad de México), pareja de bailarines de danza contemporánea, también residentes, que montaron una coreografía con el grupo de danza folclórica de la Casa de Cultura de Río Grande. El número dancístico-musical se presentó al término del taller en las instalaciones de la Fundación. Fue muy emotivo constatar el entusiasmo de los jóvenes durante las sesiones de ensayo a las que acudí, en las que se palpaba el interés y el gusto de los muchachos por aprender nuevos medios de expresión artística y corporal.

En Casa Wabi también se cuenta con un espléndido espacio de exhibición de 460 metros cuadrados destinado a presentar exposiciones de artistas de renombre internacional. Han pasado por ahí algunos de los creadores conceptuales europeos más aclamados: Daniel Buren (Francia), Michel François (Bélgica), y Jannis Kounellis (Grecia-Italia). Durante mi visita me tocó ver el proyecto que llevó a cabo Ugo Rondinone con un grupo de niños de una comunidad vecina, titulado your age and my age and the age of the sun (“tu edad y mi edad y la edad del sol”). El artista suizo invitó a los niños a pintar libremente su interpretación del sol, como metáfora del lenguaje de los símbolos de la naturaleza. Se seleccionó uno de los quinientos dibujos para ser plasmado en un tapiz de lana tejido por los artesanos de Teotitlán del Valle. Este año inició con la presentación del artista japonés Izumi Kato, cuya estética, a decir del curador Alberto Ríos de la Rosa, oscila “entre lo etnográfico y lo onírico, creando una multiplicidad de referencias visuales correspondientes al surrealismo, al sintoísmo japonés, e inclusive al arte tribal africano”. La galería es visitada por los niños y jóvenes de los colegios que participan en los talleres de barro, por los miembros de las comunidades aledañas y por los turistas que acuden a conocer las instalaciones en visitas programadas.

Otra de las actividades que me parece de gran trascendencia es la Biblioteca Móvil de la Costa, proyecto que tiene como objetivo fomentar la lectura en las comunidades. Una camioneta perfectamente equipada con libros para niños, jóvenes y adultos, visita los poblados cercanos a Casa Wabi y los promotores Wilmer y Ricardo realizan lecturas en voz alta en escuelas y espacios abiertos, así como préstamo de libros y otras actividades. Este programa se lleva a cabo en colaboración con la Fundación Alfredo Harp Helú. En las instalaciones de la casa se cuenta también con una sala de proyección donde se ofrece una programación gratuita de películas nacionales e internacionales, y se brinda apoyo a la producción de documentales sobre la región de la costa de Oaxaca o realizados por miembros de la comunidad.

Con el impulso de Bosco Sodi, por Casa Wabi ha pasado una pléyade de creadores multidisciplinarios, cada uno de ellos sembrando una semilla en campo fértil, cuyos frutos comenzarán a brotar en esas tierras un tanto abandonadas que reciben estas oportunidades con entusiasmo y agradecimiento.

(Continuará…)

comentarios de blog provistos por Disqus