Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Bemol sostenido
Por Alonso Arreola

Sinatra y sus cuates... los Beatles

Hablando sobre George Harrison en una fiesta, alguien puso a sonar “Something” (originalmente grabado por los Beatles), pero en la versión en vivo de Frank Sinatra. Una joya sobre la cual el de los ojos azules dijera: “Es la mejor balada de amor jamás escrita, Escuchándola nos dimos cuenta de dos cosas: hace unos días concluyó el vigésimo aniversario de la muerte de Francis Albert Sinatra, ocurrida el 14 de mayo de 1998, y este año se cumplirán cinco décadas sin los Beatles. ¿Por qué no hablar de cuando coincidieron?

Sinatra es responsable de más de mil 200 temas y cincuenta películas, ganador de un Oscar y diez premios Grammy. Fue hijo de tiempos difíciles, cuando el entretenimiento urbano provenía de sentimientos extremos y fuerzas oscuras (usufructuó su amistad con el mafioso Sam Giancana). Humo del cigarrillo que ya nadie enciende en los antros de Las Vegas, México o París, Sinatra –como luego Tony Bennett o Sammy Davis Jr.– dio vida a noches en que prostitutas y sicarios superaban prohibiciones representando historias que debían ser contadas. De ahí el término crooner, ese juglar de ciudad que pinta retratos con la derrota: “Viajé por todos y cada uno de los caminos. Y más, mucho más que eso, lo hice a mi manera.”

Casi siempre acompañado por conjuntos de jazz avezados en el pop, Sinatra carecía de una garganta virtuosa en favor de una interpretación llena de carácter con la que supo subir el volumen del micrófono para incluso susurrar, sembrando la semilla de una corriente que sigue hasta nuestros días (Harry Connick Jr, Michael Bublé, Peter Cincotti, Peter Grant y Jamie Cullum, entre decenas más).

Dicho esto, y entrando a las coincidencias, se dice que el primer disco de Apple (el sello de los Beatles) fue, precisamente, de Frank Sinatra. Hablamos de una rareza humorística que muy pocos han tenido en sus manos. Es una regrabación de “The Lady Is a Tramp”, con letra y título cambiados (“The Lady Is a Champ”) para el cumpleaños veintidós de Maureen Cox, exmujer de Ringo Starr, quien le pidió de favor a su amigo Sinatra que la regrabara como regalo en 1968. Ambos son mencionados en la letra. Ahora bien, la relación entre el cantante y los Fabulosos Cuatro no comenzó con el pie derecho.

Recién llegados a Estados Unidos para ser distribuidos por Capitol, Sinatra los tildó de bandidos y se salió del sello para formar su propia disquera, Reprise Records. Luego fue reconociendo el valor de los británicos y, según cuenta McCartney, hasta lo buscó para pedirle que le compusiera un tema. La conversación terminó abruptamente porque Paul le ofreció “Suicide”, a lo que el crooner respondió de mala gana colgándole el teléfono.

Y bueno, será el día nueve del mes nueve de este dos mil diecinueve cuando se cumplan cinco décadas de la extinción de los Beatles. Recordamos que hace diez años el aniversario fue un fenómeno. Las tiendas –físicas y virtuales– vieron distintas novedades del Cuarteto de Liverpool y, gracias al espectáculo Love del Circo del Sol, nuevas generaciones, cuyos padres y abuelos bailaron al son de “A Hard Day’s Night”, entendieron la relevancia de Paul, John, George y Ringo en la cultura global. Tan es así que sus temas suenan siempre en la Estación Espacial Internacional –junto a los de Sinatra–, amenizando a los astronautas.

Y ya lo hemos dicho: no se trata del mejor grupo ni de los mejores músicos, pero además de ser la primera gran banda de rock-pop, muchas de las letras, composiciones y voces de los Beatles llegaron a altos niveles estéticos y experimentales. Prueba es el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el álbum más influyente de todos los tiempos. En fin. No deseamos ser reiterativos, lectora, lector. Ya hemos escrito sobre ello. Sucede que fue en el año ’69 cuando tocaron por última vez en la azotea de los estudios Apple de Londres, lo cual amerita cuando menos un recordatorio dominguero, y más si es en voz del gran Frank Sinatra. Hágase un favor y busque su versión de “Something”. Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

comentarios de blog provistos por Disqus