Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

La XIII Bienal de La Habana (ii y última)

La Bienal de La Habana cumplió treinta y cinco años de existencia en su XIII edición comentada en la entrega anterior (domingo 26 de mayo). Uno de los proyectos más fascinantes en su programa es el conocido como Detrás del muro (dedelmu) curado y producido por el tenaz e incansable Juanito Delgado Calzadilla quien, en esta tercera edición, rebasa el espacio original del evento que es el paseo del Malecón Habanero para insertarse en parques, plazas, jardines, hoteles y otros rincones insospechados. Sobre esto comenta Juanito en entrevista personal para La Jornada Semanal: “Históricamente la Bienal de La Habana se ha preocupado por propiciar un diálogo con el espectador, con la ciudadanía, con el fin de confirmar el carácter transformador que puede tener la práctica artística. Pudiera decirse que durante las últimas bienales la proyección del evento ha sido insertar el arte en determinados espacios de la trama cotidiana. Detrás del muro nace de estas preocupaciones y crece gracias a la experiencia de trabajo directo con la comunidad, con el público común, con el pueblo. Es por eso que adquiere tanta popularidad. Cuando se presentaba la idea curatorial alrededor de la cual giraría esta XIII edición, se destacaba la necesidad de reactivar a La Habana como ciudad cultural. Frente a la comercialización de la vida en las ciudades contemporáneas, La Habana sería una alternativa. Y la cultura, el arte como subproducto inmediato, sería el medio a través del cual tal transformación de sentido se llevaría a cabo. El Malecón es una zona culturalmente activa. El arte es el vehículo para que la gente experimente con mayor intensidad la vida urbana, capitalina. El mayor aporte de nuestro proyecto es precisamente haber entablado con la ciudadanía un diálogo confiable, sincero, fresco, directo. Consideramos que es nuestro mayor aporte a la Bienal de La Habana.” Bajo el título de Espacios líquidos, el emblemático Malecón se convierte en una galería al aire libre con la presencia de alrededor de setenta proyectos, entre esculturas de gran formato, instalaciones, pinturas murales, proyectos constructivos, performances, obras procesuales y, muy importante: proyectos sociales y de carácter comunitario. Es fascinante ver la interacción del público con obras tan disímbolas, una selección cuidadosamente curada y museografiada que alterna a unos cuarenta artistas de renombre internacional con creadores cubanos sobresalientes de diversas generaciones. Un punto relevante es que Juanito Delgado, quien goza de un notable poder de convocatoria, anima a los artistas a donar una obra a la ciudad con el fin de convertirla en un grandioso museo a cielo abierto. En esta ocasión, el español Xavier Mascaró y el chileno Benjamín Ossa generosamente han dejado sus piezas.

La participación de artistas mexicanos en la Bienal fue variopinta. El Museo de Arte Universal acogió la muestra individual de Gabriel Orozco titulada Veladoras. Quien esto escribe esperaba una exposición de alto calibre, con un proyecto mucho más propositivo. El resultado lamentablemente me pareció decepcionante. Orozco conoce a fondo la cultura cubana y ha destacado anteriormente con otras propuestas más significativas. Según mi apreciación, Veladoras no va más allá de una ocurrencia, acaso de un divertimento. Otros mexicanos invitados fueron Tania Candiani con tres proyectos simultáneos, Jorge Méndez Blake, el colectivo Tres (Ilana Boltvinik y Rodrigo Viñas), el grupo Tezontle, José Dávila con un bellísimo y poético grupo de esculturas en dedelmu, y el arquitecto Alberto Kalach, entre otros participantes en muestras colectivas.

La XIII Bienal de La Habana apostó por “la construcción de lo posible”, según reza su lema. Se antoja pensar que la historia del pueblo cubano ha tenido siempre que ver con la construcción de lo imposible. Pero cada vez que visito Cuba, veo con admiración que ahí, en su gente, lo imposible es posible.

 

comentarios de blog provistos por Disqus