Usted está aquí: Portada / Cultura / El habla local de Guadalajara y sus misterios
Usted está aquí: Portada / Cultura / El habla local de Guadalajara y sus misterios
El habla local de Guadalajara y sus misterios

Vivir en una gran ciudad como Guadalajara implica también conocer algunas peculiaridades del habla de un lugar habitado por unos seis millones de habitantes. Se trata de la segunda ciudad más grande de México, y para un filólogo español descubrir un libro titulado Vivir para contarla: el habla de Guadalajara es todo un acontecimiento. Lo adquirí en el Baratillo, a pesar de ser un título que acababa de editarse recientemente, y mi alegría se duplicó cuando leí que lo habían elaborado dos profesores de la Universidad de Guadalajara: Patricia Córdova y Daniel Barragán.

Este libro reúne un conjunto de análisis sobre la muestra de una serie de entrevistas sociolingüísticas realizadas a hablantes de Guadalajara y cada uno de ellos representa a un grupo, según su edad, el género y su nivel académico. La metodología utilizada para la realización de este estudio se basa en el Proyecto de Estudios Sociolingüísticos del Español en España y América, que dirige Francisco Moreno, quien fuera director académico del Instituto Cervantes entre los años 2009 y 2012, justamente en los que yo estuve en el Cervantes de Fez, por lo que tuve oportunidad de conocerlo y conversar con él varias veces.

El acercamiento al estudio del habla tapatía acoge variantes propias de la tradición verbal mexicana que se comparte en la ciudad de Guadalajara, junto a otras que son muy específicas de esta gigantesca ciudad y que se pueden comparar, por ejemplo, en el uso del diminutivo que también se emplea en Madrid o en Caracas. El volumen reúne un amplio glosario con entradas léxicas que se utilizan en el español contemporáneo practicado en la mencionada urbe.

Es muy destacable el capítulo dedicado al tratamiento comunicativo que distingue entre el “tú” y el “usted”. Se explica que en algunas instituciones privadas los profesores proponen a sus alumnos que les hablen de tú, mientras que en las públicas se prefiere el usted. Elementos como la edad, el género, el estatus socioeconómico, las jerarquías laborales, las etnias, etcétera, son variables sociales que pueden determinar las fórmulas de tratamiento, así como el grado de familiaridad entre hablantes y el matiz e informalidad de la situación comunicativa pueden también determinarlas.

Aunque se utiliza el usted con preferencia, en las entrevistas casi todos prefieren que se les hable de tú. Aunque es un hecho que en Guadalajara un amplio número de población, por miedo a faltar el respeto a la otra persona, utiliza el usted. Si la persona es mujer se la suele tratar de usted y si se es joven y no se conoce también se utiliza; si es mayor, ya ni siquiera existe la duda. Luego está la escala de las jerarquías en el trabajo; la importancia social del otro y una serie de factores que hacen que predomine el usted sobre el tú.

En este mismo capítulo, tras citar el Diccionario del Español de México, dirigido por Luis Fernando Lara y el libro El español de Jalisco, de Cárdenas, Córdova y Barragán, informan que existen palabras típicas como “ahorita”, “gorditas”, “taquitos” y otras más jaliscienses como “lejitos”, “cerquitas”, “afuerita”, “vueltita”, u otras como “borrachín”, “borrachito”. Así como las que llevan sufijos terminados en “illo” (“cervecillas”, “chistosillo”) y otras con sufijos del tipo “casuchita”, “tormentón, “fiestononón”, o acortamientos como “compa”, “amis”, “doc”, “tele”. En definitiva, el tapatío focaliza su discurso hacia los diminutivos.

Otro apartado de este libro es el de los marcadores discursivos como o sea, es decir, quiero decir, más bien, digo y bueno. Y el último es el dedicado a la ironía, basado en lo que se esconde o no se dice. En definitiva, aunque es un libro para especialistas, se puede aprender mucho sobre las modalidades de habla tapatías y se agradece este estudio a sus autores.

 

1268
comentarios de blog provistos por Disqus