Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Artes visuales
Artes visuales
Por Germaine Gómez Haro

El autorretrato: mirada interior y espejo de una época

 

La Neue Galerie de Nueva York es sin duda uno de los museos más exquisitos de la gran urbe de hierro y del mundo, cuya vocación se centra en el arte moderno alemán y austríaco de la primera mitad del siglo XX. Las exhibiciones temporales en esta institución resultan siempre unas joyas imperdibles. Tal es el caso de la más reciente titulada El autorretrato: De Schiele a Beckmann, un recorrido a través de más de setenta obras –pintura, dibujo, gráfica y fotografía– realizadas por una treintena de artistas entre los años 1900 y 1945. En la diversidad de géneros pictóricos, el autorretrato resulta siempre un tema cautivador por el enigma que encierra la carga emocional y psicológica de su creador: el artista no sólo nos presenta una obra de arte, sino que nos abre las puertas de su alma con un guiño de complicidad que nos permite asomarnos a sus laberintos interiores. Es en el autorretrato donde el autor permanece vivo como ser humano de carne y hueso.

La exhibición da inicio en una sala introductoria que contextualiza la tradición del autorretrato surgida en el Renacimiento, con unos cuantos ejemplos de grabados de Rembrandt y pinturas de los old masters Johann Christian Ruprecht, Hans von Aachen y Anton Raphael Mengs. Con ellos convive una decena de obras del austríaco Egon Schiele, uno de los principales precursores del género a inicios del siglo XX y quien lo llevó a sus últimas consecuencias. En su corta vida –murió a los treinta años víctima de fiebre española– Schiele se inmortalizó en unas doscientas obras intensamente perturbadoras que encierran no sólo la expresión de su alma desgarrada, sino el pathos del período convulso que le tocó vivir. Quizás ningún otro artista dibujó su cuerpo desnudo y su rostro con tanta pasión y obsesión como Schiele, pues no puso límites a la representación carnal y espiritual de su ser. Es, junto con el alemán Max Beckmann, el eje conductor de esta excelsa muestra que reúne a los más brillantes autores del autorretrato dentro del llamado expresionismo alemán. Beckmann también recurre de manera continua a la autorrepresentación a lo largo de su carrera, pero su intención es diametralmente opuesta a la de Schiele. El alemán juega un papel histriónico en sus pinturas donde lo vemos en muy diversos roles: de dandy perfectamente ataviado pasa a ser actor de un teatro lúgubre y grotesco que es la representación de un mundo en plena decadencia en el que él se inserta como mago o payaso.

La presencia de tres artistas mujeres en la muestra es significativa, ya que se sabe que la participación femenina en los circuitos del arte a principios del siglo pasado era todavía muy restringida, cuando no vetada. Käthe Kollwitz es una creadora apasionante que dedicó su vida a denunciar las injusticias sociales a través de su obra gráfica, en la que plasmó escenas de dramas históricos de su época y se autorretrató en un centenar de piezas sobrecogedoras que revelan sus tribulaciones existenciales. Modersohn-Becker es la primera mujer que se pinta desnuda y embarazada en una actitud de tierna melancolía, mientras que Jürgens se muestra con un rostro hierático y carente de la más mínima emoción. El autorretrato que me parece más estremecedor en esta apasionante muestra es el del pintor alemán Felix Nussbaum, quien aparece en un primer plano fijando en el espectador una mirada llena de ira, y a sus espaldas un paisaje devastado y escenas sórdidas del campo de concentración de Auschwitz donde fue asesinado.

En la actualidad estamos saturados de selfies como un narcisista culto al yo, nada más lejano del autorretrato pictórico que es la representación introspectiva por excelencia. El expresionismo alemán abrió la brecha al género que ha seguido dando sorpresas hasta nuestros días: mencionemos simplemente a Francisco Toledo, maestro sublime de la mirada interior en el espejo.

 

 

comentarios de blog provistos por Disqus