Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Bemol sostenido
Bemol sostenido
Por Alonso Arreola

Fiona Apple, "Criminal"

Fiona Apple es una cantautora estadunidense con cuarenta y un años de edad que en 1997 se unió a las huestes femeninas del pop distorsionado, pero también del preciosismo armónico y la inteligencia lírica. Su joven empoderamiento –debutó a los veinte– es imposible de explicar sin el acompañamiento de presencias contemporáneas como las de Alanis Morissette, Dolores O’Riordan (Cranberries), Shirley Manson (Garbage) o PJ Harvey.

Antes de esa generación, desde luego, hubo pioneras incómodas en los ochenta (Sinéad O’Connor), así como en el underground de los setenta (Chrissie Hynde con los Pretenders y Debbie Harry al frente de Blondie). Previamente: Suzanne Vega y Joni Mitchel (leyendas del folk de los sesenta), así como algunas estrellas del jazz que desde los años cincuenta tenían una profunda conciencia social. ¿Aretha Franklin, Nina Simone?

Dicho en otras palabras, esta es una tradición en que la calidad interpretativa resulta tan importante como el posicionamiento social y político. Hablamos de la inercia en la que hoy se montan talentos como el de St. Vincent y otras cantautoras que han decidido presionar el tablero de juego. ¿A dónde vamos con ello? A señalar el reciente anuncio que Fiona Apple hiciera a propósito del destino de las regalías que en los próximos dos años obtendrá el sencillo más exitoso de su carrera: “Criminal”.

La nacida en Nueva York ha dicho que destinará todas las ganancias de dicha canción a la iniciativa While They Wait, dedicada a la protección legal de los refugiados maltratados por la migración en la frontera sur y en los centros de detención estadunidenses. Una idea precisa, concreta, oportuna ante la amenaza de redadas masivas impulsada por el inhumano Trump, encarnación de la estulticia. Por cierto: no será éste el espacio para diferenciar a los refugiados de los migrantes. Baste decir que prácticamente todo refugiado es migrante, pero no todo migrante es refugiado (en términos legales).

“Después de meses y meses leyendo noticias acerca de cómo mi país está tratando a los refugiados, me he destripado con frustración tratando de imaginar la mejor manera de ayudar –escribió la artista–. Claro que se puede donar dinero para cubrir necesidades básicas […] pero me parece que la mejor manera de ayudar a los detenidos es contribuyendo para pagar sus servicios legales […] Lo que necesitan es representación y guía porque esta gente está siendo procesada como criminal sólo por pedir asilo. Cuando es separada de sus hijos necesita ayuda para navegar el sistema.”

La canción “Criminal” es, precisamente, la más solicitada en el repertorio de Fiona Apple para usarse en programas de televisión y películas. Fue sencillo de su primer álbum, Tidal, con el que consiguiera triple platino a finales de los noventa. Además, ha sido seleccionada como una de las mejores de aquella década y el videoclip se recuerda entre los más peculiares y provocativos de su carrera. Fue dirigido por el gran Mark Romanek, visionario videoasta con colaboraciones que van de los Rolling Stones a U2.

Así pues, renunciar a ese ingreso no es poca cosa, por lo que hoy celebramos la decisión de unirse a dicha campaña (While They Wait), lanzada en enero por Brooklyn Defender Services, The Refugee y el Immigrant Center for Education and Legal Services (RAICES), así como por la ACLU de Southern California. “Puedo escribir una canción acerca de esto y tal vez lo haga –ha dicho la compositora– pero por ahora usaré ‘Criminal’ para ayudar a que gente equivocadamente criminalizada obtenga ayuda.”

Finalmente, es posible que la mentada canción le parezca un tanto anodina. No es de nuestras favoritas, aunque entendemos lo que significó en su momento de salida; la polémica que ocasionó. Pero esperamos que le sirva como preámbulo a una discografía harto valiosa. Le recomendamos especialmente el disco Extraordinary Machine, una obra que Fiona alumbrara “en dos ocasiones” –por una historia intrincada– y que nos parece notable. Es sumamente teatral y compleja. Una de esas evoluciones velocísimas que las grandes audiencias no comprenden ni perdonan. Vaya, un álbum de artista consumado. Escúchelo. Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

comentarios de blog provistos por Disqus