Usted está aquí: Portada / Inicio
Usted está aquí: Portada / Inicio

El trino de los canallas*

*“El periodismo es un arte que hoy está en manos de canallas”: Paco Ignacio Taibo i.

Una charla entre sueños (25 años de la muerte de Luis Cardoza y Aragón)

Una conversación sosegada y rica con un conocedor de la obra de un maestro multidimensional, poeta, ensayista, crítico de arte y cronista, que conoció a Octavio Paz, Orozco y André Breton, y afirmaba que “la poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre”.
PARA LEER, RESEÑAS DE LIBROS
ARTE Y PENSAMIENTO
  • Dice el refrán: según el sapo es la pedrada; habría que añadirle, en ocasiones, que también según nuestras ideas, gustos y prejuicios. Porque no podemos negar la existencia de individuos que se horrorizan con la presencia de un sapo. Ignoro si es por su aspecto o por la idea tan difundida en algunas regiones del país de que los sapos son venenosos y las ranas no.
  • Mi marido dice que las palabras que ha escuchado con más frecuencia en veinticinco años de matrimonio son “comienzo el lunes” y “después”. Afirma que, si la procrastinación fuera un deporte, yo sería una figura de clase mundial que llegaría a buscar mi medalla de oro, haciendo alarde de tardanza, cuando ya hubieran pasado las competencias.
  • La historia es muy sencilla: una joven talentosa vive y crece para la danza, la disciplina que consiste en crear un instrumento con su cuerpo; uno de la misma calidad y precisión con la que los jóvenes músicos rusos y austríacos tocan ese cuerpo periférico que no es ajeno sino que vive fuera, se compromete con lo suyo.
  • Ritmo al caminar. Melodía al hablar. Armonía al conversar. Mezclado todo en la espontaneidad de un paseo dominical puede reflejar la antigua capacidad humana de improvisar música en la cotidianidad, así como la importancia de la prosodia como expresión anterior a la teoría y los lenguajes escritos.
  • En 2012, acompañado por Julio Chavezmontes como guionista, Sebastián Hoffman dirigió Halley, su primer largometraje de ficción, con el que puso pie firme entre los nuevos cineastas mexicanos –por cierto abundantes—que, ya sea siguiendo huellas formales bien establecidas genéricamente hablando –sobre todo decantados por la comedia romántica, el melodrama y el terror, y en mucho menor medida el cine de época y el biográfico–, ya sea experimentando con mayor o menor timidez la mixtura genérica y tomando de ese modo uno que otro riesgo.
  • Una reflexión oportuna sobre la naturaleza e importancia del juego, esa actividad acaso no solamente inherente al hombre, que en el deporte de las patadas y el balón involucra a todo el planeta.
  • Yorguís Kótsiras (Atenas 1921-1998) estudió leyes y ciencias políticas en la Universidad de Atenas. Notario de profesión, también tradujo poesía, teatro y novela, del francés, español e italiano (La divina comedia, de Dante) al griego moderno.
VIDEOS
ProxNum-1216.jpg
EN NUESTRO SIGUIENTE NÚMERO